viernes, 11 de enero de 2019

El Gran Peter.



El hombre que quiero ser
agotará la razón
antes que tener que perderse
en duelos sumarios.

Memoria que recuerda a héroes,
virtudes sin caricias
sueños plasmados
en la lejanía de un ser nunca atrofiado.

Solitario es el laberinto, no es el tuyo
Dios siempre está de tu lado,
eres barro moldeado
que vale más que el oro soñado.

Hoy no serás Hércules,
estoy seguro
que en cada palmo de amor
te engendraron.
Eres una plegaria con gloria
un jazmín dulce y amado,
tú mirada no es una sonrisa perdida,
es grandeza que mira a la luna.
Ella no sabe cómo agradarte
así que solo te devuelve
después de una noche de sueños
a un sol despejado.

Cuando te vi nervioso gesticule palabras
inseguras eran todas ellas,
en cambio tú
hace mucho que el amor habla.

El hombre que quiero ser
solo te llega un poco
en el pensamiento,
quiero ser alegría en la mirada.

La playa de arena oscura
no alcanza a ocultar
a esos pececillos azules
que inquietos nadan.

Esta vez no tocaras la silueta del mar
no hace falta, eres libre
cautivo es el camino que no pisarás
bajo el volcán de fuego que apagas.

Miguel Adame
10/01/2018.

Con cariño gran Peter.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.