jueves, 31 de enero de 2013

La prematura historia de un aliento vivido.









Cuando empece mi propia historia.
Nunca pensé caminar por un sendero escabroso.
Desde el vientre la luz se mostró muy poco amistosa.
Fue muy distante a la esperanza que nace.

Cuando empece mi propia historia.
Fue como un grito que no quiere salir a la zozobra que caza.

Pero el camino tenía trazado un sendero glorioso.
Un extraordinario sentido de adaptación lo arropaba.
Con malabares se sobrevive a un millar de pesares.
Y con una sonrisa aveces nerviosa, se ganan los momentos mas tiernos.

Lo prematuro de la historia de un aliento vivido ya no agobia el suspiro que muere.
Con extraordinaria franqueza la mente teje sus propias ideas.

No todo a sido una historia marchita.
Los años vividos te dejan historias.
Relatos de crónica que cuentan hazañas.

El rol de la vida no es un cuadro ajeno.
Se teje a diario con cada momento.

Yo trazo mis líneas y bellos fragmentos.
Queriendo construir mi legado
Y contagiar mis pasos en un solo retrato del tiempo.


Poesía
Miguel Adame Vazquez.
01/02/2013.

lunes, 21 de enero de 2013

Antes que se acabe el mundo.



Antes que se acabe el mundo.
Quiero amar por completo tu locura.
Y transmitir en un solo beso mis siglos enterrados de nostalgia.

Antes que el tiempo pase y me reclame las horas prestadas.
Quiero pronunciar tu nombre en cada uno de mis suspiros. 

Antes que llegue la noche y el frío de la madrugada me envuelva con su celo.
Quiero fusionarme a ti en un instante nuevamente y soñar tu cuerpo.

Antes que se acabe el mundo.
Quiero extrañar la calidez de tus brazos que se escurren con la noche que no es una noche eterna.


Antes que mis ojos se cierren y empiece a soñar profundamente.
Quiero recordar claramente cuando fue la última vez que te ame por completo.


Poesía
Miguel Adame Vazquez.
21/01/2013.


Yo soy el que gana.


Hay días que son más grises que mis propios pensamientos.
Días fríos que me miran fijamente a los ojos invitándome al desvelo.

Hay momentos que se convierten en eternos reproches de un pasado.
Del cuál ni siquiera estoy seguro que recuerdo.

Hay horas que transcurren demasiado lento.
Cada segundo que pasa se lleva lo poco que tengo.

Esos días, horas y momentos me escupen en el rostro una tragedia.
Invitándome a tomar el camino más fácil.
Ese camino que en un instante el aliento se aniquila por completo.

Mas yo quiero aferrarme con las garras del alma al derecho de seguir palpitando cada instante.
Deseando fuertemente el derecho a contemplar el horizonte infinito.
Disfrutar del vaivén de las olas estallando en las rocas de mi costa preferida .
El derecho a escuchar mi propia voz tarareando la mejor canción que me conmueve hasta el propio tuétano.

Se que tal vez esas pesadillas que se sueñan despierto nunca se separen de mis recuerdos.
Pero también se que con empeño y dedicación absoluta.
Puedo vencer al dragón de mi propio cuento.
Y escribir mi propia historia.
Una historia  absoluta y gloriosa.
Llena de brujas, hadas, dragones y cuervos.
Una Historia en dónde yo soy el que gana.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
21/01/2013.