sábado, 23 de marzo de 2013

Tu recuerdo absoluto.

No han podido borrar de mi mente tu recuerdo absoluto.
Vive en la nostalgia desde hace mucho tiempo.
Esperándote en mis recuerdos tan bien resguardados.

Eres mi rima y mi espada.
Te mantengo en lo profundo de mis entrañas.
Eres mi verso que canta.
Y solo te saco casa vez que el mundo se me desborda.
Y el viento sopla con desasosiego inquietante.

Nunca te has ido del ayer y de mi presente.
Me cuesta tanto ceder y aprender
Que el universo es muy eterno.
Infinitamente supremo.
y tu ya no estas más para mi consuelo.

Trabajo con el corazón
Como tú me enseñaste de chico
Quiero ser una minúscula  partícula de la grandeza que fue tu ser.


A mi padre que descansa como dormido.


Poesía
Miguel Adame Vázquez.
23/02/2013.





jueves, 21 de marzo de 2013

Tu sonrisa de esperanza.



Tu sonrisa de esperanza
Ilumina un firmamento que aveces se torna oscuro.

Muy pesado suele ser un hartazgo absoluto de una realidad que no se esfuma por completo.

La vida a veces se muestra efímera y trepidante
Ante un amanecer estruendoso y lento.

Más sin embargo.

Sigues estando palpitante.
Una fuerza desmedida desborda el músculo que late eternamente en tu cuerpo.

Muy solidarios resultan ser los pensamientos que te inundan a lo lejos.
Son deseos de gloria, de ese amor que se comparte.

Tu sonrisa de esperanza ilumina un firmamento que a veces se torna gris.
Sigue mostrándote palpitante.
Como queriendo ser feliz.

Poesía
21/03/2013
Miguel Adame Vázquez.

viernes, 1 de marzo de 2013

Cada vez me vuelvo más a ti.









  

Cada vez me vuelvo más a ti.
El camino de la frustración que amarga el sabor de una dulce victoria se marchita con el paso del tiempo y de la fuerte neblina de la desesperanza.

Cada vez me impregno más a ti.
Del latido acelerado de un corazón marchito.
De unas palabras que denotan oscuridad y desdicha.

Cada vez me impregno más a ti.
Porque el aire que resopla los campos carcome mis labios y calla mi suspiro vagabundo.
Me siento mas frío.

Cada vez me impregno más a ti.
Cuando me gana más el sueño.
Y la esperanza combativa que nunca se da por vencida se destroza al primer sollozo de una retirada consentida.

No se si venceré.
Aveces es sabio refugiarse agazapado mientras pasa la tormenta.

Porque siempre el sol calentara al día siguiente de  una fría mañana.

Lo importante es estar ahí.
Y siempre llegar.
Cada vez me vuelvo más a ti.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
01/03/2013.