domingo, 30 de noviembre de 2014

Tu tienes amor.



Tu tienes amor.
En un mayúsculo sentimiento distanciado que no deja invadir a la memoria y a la des razón.

Tu tienes amor.
Lo tienes dentro de ti.
En tu lucha diaria porque el tiempo no se detenga.
Y no se escurra de tus manos la gloria del lugar que te evocó.

Tu tienes amor.
En la tierra que cruje con el furor de un fruto y se engrandece.
En el resplandor que destella incandescente por tu última decepción.

Tu tienes amor.
Lo tienes al derrumbar barricadas y constituir puentes para evitar un camino pantanoso y roto por la lúgubre soledad que te cubrió.

Tu tienes amor.
En un abrazo inconcluso.
En una serie de palabras que soñaste y nunca has pronunciado hasta hoy.

Tu tienes amor.
En un te quiero sin respuesta.
En una mirada que penetra en tu intima memoria del adiós.

Tu tienes amor.
En un adiós que es un hasta luego y con eso te basta por hoy.

Tu tienes amor.
A pesar del esfuerzo traicionero que no valora tu fuerte abnegación.

Tu tienes amor.
En los sueños en los cuales el paraíso es un futuro mejor.

Tu tienes amor.
En un recuerdo evocado.
En las miles de horas que has pasado deseando ser tu propia constelación.

Tu tienes amor.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
30/11/2014.




sábado, 29 de noviembre de 2014

Érase una lagrima rota.


Erase una lágrima rota.
Un alma que se trasparentaba por una sombra  cansada.

Un filtro pálido de colores tenues que se desdibujan en la desbandada de un destello.
Pero regreso la alegría y la fuerte sonrisa.
La Mirada fija que no se rompe.

La palabra que emite suspiros que respiran esperanza y sosiego.
Regreso la vida en tu juventud y rebeldía.
En tus pasos firmes y testarudos.
Regreso la luz en tus rasgos absolutos y soñadores.
En tu firme decisión que seduce fronteras.
Revivió la tímida expresión que remueve el universo.
En un amor que se desborda.
En tu tristeza que ahora está llena de alegrías.
Lágrima rota y traicionera que se desliza sigilosa por la vereda.
Triste momento frío y oscuro.

Que se derrite en lo que sobra.
Lograras construir esa mañana.
Porque tienes fe en esa fuerza que decide.
En la palabra que convence.
En el carácter que invita al ejemplo.
Formaras tu propio destino.
Mi bella aurora.
Como me veo en tu reflejo que ilusiona.
Linda imagen que a mi mundo evoluciona.
Te amo estampa mía.

Hija añorada, amada y mía.

Poesía Miguel Adame Vázquez.
29/11/2014.








jueves, 27 de noviembre de 2014

Duele





Duele el recuerdo por un palpitar de la sonrisa perdida.
Duele la nostalgia de un suspiro bandido.

Duele el silencio que calla a los pensamientos inéditos. 
Duele la falta de tu caricia tenue y fría de tus manos.

Duele el martirio de unos ojos que nunca duermen.
De una sonrisa que finge alegría eterna.
Pero que destila pasado y memorias vacías.

Duele el intento fallido.
La falta de fuerza para retener el viento que te desborda.

Duele el sabor amargo de la desdicha.
La pesadilla que angustia en las noches frías.
Duele la falta de ira para afrontar a quien te calumnia.

Duele el amor que deje atrás y que no tiene retorno.
Porque nunca me di cuenta que siempre estarás a mi lado.

Duele la esperanza que cruje cuando respira el alma.

Duele la indiferencia del otro.
El caminar constante que nunca se inmuta.

Duele el clamor que pide justicia y solo recibe desdichas.

Duele el beso negado.
La palabra que calla por la falta de noticias buenas que nunca llegan.

Duele que nunca me leas.
Y mis letras sangren por ti.

Poesía 
Miguel Adame Vazquez.
27/11/2014.

miércoles, 26 de noviembre de 2014

Eran seres queridos que partieron inéditos de nuestras vidas.


El invierno a llegado a mi vida.
Poco a poco he dado paso al frío que cala en los huesos.
No he podido detener las tempestades.
Porque el tiempo es imperdonable y solo  sigue avanzando indolente y testarudo.

No le importa el ayer cuando el corazón brincaba jubiloso en las praderas.
Tampoco le importan mis ojos que retaban al peligro sin medir sus consecuencias.

Ahora solo observo quito al cúmulo de experiencias que se mueven en el vaivén de la indiferencia.

Sobre un pasado que se escurre como el agua de las manos así he solapado la injerencia en mi vida de un montón de gente necia.

Ahora la  noche esta cerca de mi vida.
La muerte ronda escondida.
Es su aroma a ocre se pasea ofendida.

No es a mí a quien lleva en sus finos carruajes.
No le teme a la ironía de la parodia.
Nunca le incomoda el presente que se acorta con el transcurrir de los obvios sucesos.

El invierno a llegado a mi vida.
Poco a poco a dado paso al frío que solo cala en los huesos.
No he podido detener las tempestades.
La caricia fría me mantiene despierto ante una realidad que me marchita.

Se fueron.
Eran seres queridos que partieron inéditos de nuestras vidas.

Poesía 
Miguel Adame Vázquez.
26/11/2014.


domingo, 23 de noviembre de 2014

Lucho por ti, mi México querido.





Me rehuso a admitir que son fugaces todos los sueños que me dan calor en esta vida.
Me rehuso a bajar la mirada de mi rostro y ya no sonreír.
Me rehuso a vivir de la nostalgia porque fue efímera en un sueño diminuto.

Mis sueños son eternamente gigantescos.
Como un mar inagotable en sus aguas azules.
Como un cielo que mis brazos nunca alcanzarán tal vez a tocar.
Como aquel sol que calienta en la mañana y derrite el frío que congela.

Me rehuso a dejar de sentir lo que palpita en lo más profundo de mis entrañas.

Me rehuso a dejar de disentir cada mañana.
Porque por ahora respiro liberad, lucha y trabajo a pesar de la envidia y el resentimiento de todos aquellos que no tienen sangre latina.

Lucharé por mí, por mis sueños rotos.
Por mi libertad de poder dejar mi huella indeleble en el tiempo.

Por no dejar de amar a mi manera.
Lucho por ti.
Mi tierra querida.

Poesía 
Miguel Adame Vazquez.
23/11/2014.





domingo, 2 de noviembre de 2014

Aire seras que lleva el viento en una tormenta.





Encuentra tu camino.

Escribe tu propia historia.

Libera tu alma de tu propia debilidad.

De ese pasado que te mata y que no te deja respirar.

Toma un fuerte bocado de aire  y grita a la humanidad.

Que tu luz vera un nuevo mañana. 

Reencuentra tu niña interior.


No tienes porque no aprender a sentir los poderes de la vida.

Vive la vida con dignidad y amor.

Y el placer por vivir en un sendero correcto te iluminara el interior.


Y aire seras que lleva el viento en una tormenta.

Como un ciclón en un mar engreído azotaras esas costas de la calamidad

Y aprenderás a amar y no estar siempre sola.

Porque es maravilloso estar acompañado.

Vivir siendo amado y respirar un cálido abrazo.


Encuentra tu camino.

No pierdas el bello sentido de tu humanidad.



Poesía 

Miguel Adame Vazquez.

02/10/2014.