domingo, 9 de diciembre de 2018

Todo lo perdí



Todo lo perdí
mis ausencias
mi tiempo pasado
mis días amando.

Todo lo perdí
el beso robado
la mirada traviesa
la oración más sincera.

Todo lo perdí
el amor que todo lo cubre
el abrazo de una madre
el consuelo de un padre amado.

Todo lo perdí
la sonrisa más cómplice
las palabras verdaderas
el olor a primavera.

Todo lo perdí
la quietud de una tarde en verano
la persistencia de caer
y seguir levantando mi cara al cielo una vez más.

Nunca me abandonaste
en ningún momento deje de sentir tu mano,
del fango me sacaste
cuando nadie más se percataba que existo.

Eres mi amigo
mi único amigo
amigo incondicional y sin precio,
me he vencido a mi mismo.

El mute
09/12/2018.




viernes, 7 de diciembre de 2018

Ausencias



Escuche que te vas,
el cielo enmudeció
la madrugada nunca más será lo misma
el jazmín en su sueño perderá su elixir de amor.

Tu fragancia itinerante es un soplo del viento,
voz lejana de un verano en silencio
solo atinó a soñar el paisaje será
mi última frontera.

Tu vuelo ensordece a tu sonrisa
una por una volará la frescura,
solo la libélula se atreverá a pasar
tan cerca de ese último arroyo de seda.

Te vas y el mundo se quedará solo
en un instante el jardín y su olor
no tendrán margaritas
los azares y el azul celeste serán cosa del pasado.

No te detendré
inmóvil es el vértice
de un abrazo frío,
recuerdo profundo que sabe a olvido.

Seguiré vagando
en mi poesía esperándote,
llenándome de melancolía
en un beso que no te olvida,

El mute
07/12/2018.





jueves, 6 de diciembre de 2018

El amor lo es todo



Llegó el momento del final
del precipicio después de la tormenta
donde el amor huyó para siempre
con un mundo de náusea plena.

El deseo se convirtió en un desdén de rabia,
la esperanza era implícita
aún así derrumbaste la alegría
escupiendo palabras amargas.

Los lamentos duelen
el oído se embota con el drama,
nunca aceptaste que nadie te amará,
el amor no es silencio en tristeza lejana.

El amor era nuestra dulce madriguera
una esperanza quizás huraña,
era un refugio seguro
que nadie rechaza.

Dejaste el amor sin sus fuertes murallas,
cambiaste el todo
por lágrimas falsas,
ahora el nido es solo un montón de paja.

El amor que un día nació
se sintió despojado,
era tu rechazo, tu nostalgia muerta
por ahí terminamos.

Hoy te debo todo
tú no me debes nada,
la orfandad es viuda de ti  
la despojaste en el entierro de un olvido.

Te solía buscar en la noche
entre las sábanas frías,
encontraba el comienzo para encontrarme
con el alba envuelta en su ternura amada.

Hoy tengo que reconocer
que la violencia eclipsó a la carne,
quisiste ser libre,
en la intemperie cuidar a las crías.

Nadie vive en un ataúd extraño
así que volviste a tu vida ajena,
a un silencio muy largo
donde el odio fue la camisa de fuerza.

Tu demencia mutiló el pasado,
ahora soy ausencia
de un inventario alejado,
renunciaste por siempre con tu amor negado.


El mute
06/12/2018.

Para aquellos que renuncian al amor.
No lo hagan, el Amor lo es todo.

miércoles, 5 de diciembre de 2018

El cuentacuentos



El cuentacuentos habló
el gozo en sus ojos reía,
miré su rostro con ilusión
queriendo recordar aquella infancia perdida.

El tiempo se fué como los buenos modales
corrió desperdiciando su paso a raudales,  
siento mucho desilusionarte
mi pensamiento no fué una aventura que imaginó con amarte.

El cuentacuentos dijo la verdad,
a veces la gloria pertenece al enemigo,
tristemente él ganó
tú no supiste defender mi cariño.

Me gustaría poder decir que todo lo cambiaste
que no existe una sonrisa falsa, un débil mimo,
pero este cuento tenía otra historia tatuada
que frunce el ceño con un alarido.

El cuentacuentos habló de un castillo maldito
de princesas y héroes
espinas y dragones de fuego encendido,
yo mientras tanto busco poder imaginar que te quiero un tantito.


El mute.

05/12/2018.

martes, 4 de diciembre de 2018

Un puñado de estrellas




Te ocultas en un juicio sumario
en las burlas sin sentido
en el llamando a la muerte
en las pérdidas desgarradas sin amor.

Prefieres llevarte una sonrisa
algo que te cueste trabajo,
eres demasiada agitación como para vivir
de palabras sueltas en una jaula de oro.

Aprendiste conmigo a leer poesía
gritando y diluyendo silencios,
inventando cada momento
aún sabiendo que a nadie le importa.

Eres un aprendiz para poder ser feliz
cuarenta años en camuflaje constante,
desarmando el cinismo
con la senectud de los pensamientos únicos.

Fuiste una alegoría en su propio estigma,
lacerando disitudes
hasta lograr agradar a la perfección que no existe,
artilugio que sobrevive con un hermoso ramo de flores.

Todo lo quieres solucionar con amor
con una caricia simbólica
con la esperanza de encontrar la verdad
en el suspenso nervioso de sentir intriga.

Soy feliz
a pesar del ruido insano del desánimo
no tengo miedo, lo vendí al conformismo
antes de que se me acabarán las palabras.

Voces ocultas de una osadía exaltada
por tanto zarandeo sin control,
prudente y distante
tratando de vender melancolías baratas.

Nadie me dijo
que la enseñanza apenas empieza,
ensaya conmigo
en un crisol de galaxias amadas.

Ámame tal como soy,
yo te estaré esperando
con un manojo de estrellas lejanas
y un abrazo cálido de sol.

El mute

04/12/2018.

lunes, 3 de diciembre de 2018

Fracturado



Inmóvil en la conmoción
perseguido en la tregua,
huyendo nuevamente
hojeando la resequedad de lo que no existe todavía.

Soportando lo indeseable
buscando el momento exacto
para quebrarte,
como si fueras una vara seca.

Infeliz y apabullado
en lo oscuro de una hora
que se asigna el milagro oculto del llanto,
lubricando conciencias elocuentes y locas.

Fue fugaz la atadura,
irremediable en su presagio
en el enojo que siempre sostiene,
desconociendo el equilibrio de un proverbio sabio.

Aún así te amo
en el ínfimo cariño de lo que queda,
en la distancia tenebrosa
de otra dimensión deseada.

En tus pretextos y el paradigma
que siempre se repite
cansado y ortodoxo,
conservador en cada momento que se antoja vivirlo.

Así eres en tus caprichos
en la disociación
de un súbito alboroto falaz,
en la romántica duda que circula siempre por tus venas.

Así te acepto
en el reacomodo constante de tus pensamientos
estoico y fracturado,
solitario en las penumbras de tu amor pasado.

El mute

03/12/2018.





sábado, 1 de diciembre de 2018

Detente en diciembre



Detente en diciembre
que se me ciega la voz
con tu silencio,
solo déjame llegar a primavera.

El suspiro que me queda
se ahoga en un respiro,
no me alcanza el tiempo
para tapar las flores del invierno.

Quiero que viva la esperanza
esa que mi padre amaba,
que no le alcanzó el tiempo
para verla con sus propios ojos.

Así que no me queda otra más que rogarte
con la esperanza en el bolsillo,
con el amor en un libro de poesías
con el orgullo en un sencillo vaso de agua.

Detente en diciembre
antes de que te olvides de mi
y solo recuerde lo bien que era reír
hasta ahogarse en primavera.


El mute
01/12/2018.