lunes, 18 de junio de 2018

El tiempo

El sueño lucha
estira los brazos desnudos
amaneciendo con la piel de fuego
rompiendo las penumbras que se deshielan.

Ya no tiembla agonizante el horizonte
en un tembloroso espacio vacío,
el cuerpo es amor sin sufrimiento
una mirada nueva entre mil memorias que observan.

El tiempo disipó la letanía
esa que repite a la funesta sepultura,
el suelo es agua en un desierto olvidado
una noche nueva entre violetas que brillan.

Los sueños murmuran con la mirada entristecida
es un aroma con las flores vencidas
aún así navegan heridos
con una caricia temblorosa y furtiva.

Hemos derrotado a la tristeza
entre lágrimas de una madrugada melancólica
me aferro del aguerrido presentimiento
así se ignoran los siglos de un olvido.

El mute
18/06/2018.

 
 

El odio de un poeta se traga todas sus palabras vacías.



Seremos libertad bajo palabra
una sombra clara en el horizonte que se alía con el instante,
un plural espejo sin cenizas que se ahogan  
en los gritos de una garganta profunda y que nunca calla.

Verdadero júbilo enamorado de un torrente petrificado
por el sol y la bruma de una esperanza enamorada
de un tiempo que nunca aguarda
en el aire vacío de la nada.

Jardín de flores en el éxtasis
sin nubes extraviadas y a la deriva,
ahí voy brincando y de rodillas
en el follaje verde de los escombros que abonaron a la vida.

No hay profetas que no aprisionan
entre espinas ciegas
que no disuelva la presión de la espesura
de un pensamiento que duerme para amanecer sin rostro algún día.

Como una retórica que se derrama en el torbellino
de una espiral que nunca descansa
así voy huyendo de un espiral de mentiras,
fuimos esperanzas que sonríen en una canción que olvida.

El odio de un poeta se traga todas sus palabras vacías.

El Mute

18/06/2018.

jueves, 14 de junio de 2018

Los poetas son amantes y son esclavos.



Los pensamientos son míos
yo mando en el mundo de mis sueños
ahí, en el oasis de la mente
construyo mi propia remisión sin castigo.

Ahí la belleza renace alegórica
sin máscaras heridas por los silencios mortales
de un poema secreto que ha llorado,
que jamás ha querido en los fulgores del tiempo ausente.

La vida se ríe de la fatua transparencia de las mentiras
ahí la dicha promete un festín extraordinario
sin el perfume barato de las siluetas nocturnas
que huyen de la espesura de las dudas.

Ahí ante la menor idea de no volver jamás
sigo empujando los remos y mástiles
de un remo que nunca se cansa
lucha contra la pereza que es fecunda
en el mismísimo abandono de la mentira.

El odre está viejo ante tanto recuerdo húmedo
que lo retiene en el vino de tus cariños,
siempre supe beber ese melancólico sabor
de cada momento que es único porque nunca se rinde.

Los poetas son amantes y son esclavos
de la ruindad de un corazón colmado
de abismos y crímenes que los acechan
con un terrible oscurantismo
que no nos deja ver la transparencia de la conciencia.

Camino directo al corazón amado
ahí los pensamientos son míos
nadie más podrá robar los sueños
son mi letra favorita de una trova que compuse por ti.


Poesía
15/06/2018

El mute.

miércoles, 13 de junio de 2018

Amé ese momento



No me place seguir
vivo el silencio muy a gusto
saboreo su lujo en cada de uno de mis segundos,
es cómo un instante que se detiene
que voltea el rostro hacia atrás
sin las cadenas de una mirada complaciente.

¿A quién le sirve una lección de culto
que ignora los pensamientos más sublimes?
las letras no se juntaron con el calor
de las neuronas más sabias
nadie lo extrañó
ninguna palabra que no leyeran
en un mundo que ignora todo y a todos.

Guarde silencio y el mundo giró
quede como un grano de arena abandonado
entre los matorrales que crecen por la lluvia
que no se detiene en un cielo que se vacía a cántaros
como un caudal de voces que llenan tus oídos  
de estupideces sin ningún sentido.

Como amé ese momento
fué único en el firmamento
fué como ir decidiendo muy despacio
lo que no quería pensar antes
que las arrugas del tiempo me delataran
y tuviera que regresar de prisa
a una realidad que devora en un instante.

Me detuve como se detiene el aliento
respire lo que quise respirar
sin pedirle permiso a nadie
apile mis libros como en una pequeña montaña
con el capricho de no dejar salir sus voces
que tanto me hablan cada vez que los leo
impaciente y sereno.

Hermosa es la palabra que se guarda
en el último recuerdo de una memoria que ama
es como el último pedazo de azúcar
en un gélido invierno en la desolación de las mentiras
esas que tan acostumbrados estamos
de tener que comer todos los días.

Suspiro vacíos alegres
sonrisas sin ningún compromiso de vuelta,
me iré a la cama con la misma sabiduría
que aquilato todos los días,
es mi mejor regalo
mi tesoro mejor guardado
en el saco de las lamentaciones
que no se atrevieron a huir de mis voces internas
con eso me iré por ahora
sin la agitación salvaje de tener que hacerte feliz.

El mute
13/06/2018.



 

  

viernes, 8 de junio de 2018

Un nacimiento feliz



No ha llovido aún
la resequedad se palma en la memoria
las hojas desfallecen
cayéndose al duelo de la soledad.

Tan solo una gota
un respiro sin pausa
una esperanza de luz que destella
en el desierto de la odisea de la maldad.

¿Me darás lo que no tienes?
quiero quietud
la última palabra en el tiempo
amor resplandeciente como un milagro perdido.

Llovió
huele a tierra que se escurre inquieta
alegre con fiesta
salpicando una sed de amargura
como el último funeral del desveló más frío.

Yo
he sobrevivido a millones de días vacíos
perdono todo, menos a la muerte
¿como soltar a la vida?,es como en mis brazos tenerte.

Bella y vacía
triste nostalgia que se repite como si fuera una rima,
las estrellas nos miran muy quietas
el verso escurre escandaloso por las viejas escaleras.

Nació un riachuelo que se creía perdido
trastabilla inseguro buscando su ego
llegará al río y se hará poderoso,
fuerza descomunal que intimida al ocaso.

El río llegará a el mar
nunca he podido contar el arena blanca
que yace bajo sus eternos cauces,
la nube es huraña en su llanto sentido.

Nacerá la esperanza
descansará sobre el regazo de una fiera inmensa
se impondrá en la mirada fija de su poder,
quítame la venda de los ojos que quiero volver a ver.

Miguel Adame V.
08/06/2018.







miércoles, 6 de junio de 2018

Nuestro amor


Nuestro amor
revueltas de un ayer con pasado
hermosura de todo un cariño sin límites
gaviotas revoloteando en un cielo despejado.

Muchedumbre de sensaciones
en una playa que envidia
a un mar glorioso y jubiloso
por las memorias de una andanza en ultramar.

Tengo frío bajo la sombra de la arboleda
ahí la tarde es triste por el ocaso de incertidumbre
de no saber que en el último sueño
la soledad mutiló los colores  
fueron anocheciendo en la soledad de tu cuerpo.

Duele la tarde
por las cosas extrañas que pasan
la luna llena no alcanza nunca con su luz
para disimular la tristeza.

Mi amor es entre otros,
ha valido la pena esperar tanto tiempo
esta noche dormirá vacía
extraña el cariño de tus ojos atentos.

Tu ausencia es una tristeza acongojada,
en ella voy perdiendo cada tarde
en la que tu recuerdo es un pasado de gloria,
milagros sin dueño que se apoderan de la verdad.

Te confieso que mi pobreza
es más que solo tierra y agua,
es una sierra verde y escandalosa
por los versos que en mi vida saben a muerte sin ti.

El mute

07/06/2018.

martes, 5 de junio de 2018

Un recuerdo perdido




Recuerdos de los tiempos perdidos
como polvo adormecido
que se consumen en la conciencia inexacta de poder ser,
como nieve que se derrite en el silencio herido de la íntima soledad.

Como un volcán que vomita el odio de la tierra
así es el calor del fuego de un incendio desatado
en el interior de un recuerdo,
el cauce del agua se desborda inundando los mismos sueños del ayer.

Todo flota en el recuerdo del dolor dentro del cuerpo
tiemblan las heridas
palpitan los labios con las dolencias más sublimes,
como un tumulto que duele sin aliento.

Necesitábamos todo
una canción con alas
una brisa que acaricia como una ráfaga muda de momentos
ante el sonido limpio de la bruma de un rocío sin lluvia.

Nunca me he sentido derrotado,
desnudó llegue en un alarido
mi aliento reposó en una voz quebrada,
era mi madre que aún tan pequeño me amaba.

Recuerda que el mundo te marchita muy de prisa
como si fuera su última huida,
duele, duele mucho no sentirlo todo
corre rápido antes de que se acabe la noche y no tengas más ruegos.
No me alcanzarán las letras
antes que amanezca de nuevo,
tomaré prestadas un par de horas a la vida
antes que la marea baja humedezca el miedo.

El mute

05/06/2018

El tiempo

El sueño lucha estira los brazos desnudos amaneciendo con la piel de fuego rompiendo las penumbras que se deshielan. Ya no tiembl...