miércoles, 7 de agosto de 2013

Los gritos sin voz no me permitieron escuchar.


Tus recuerdos tcan tu rostro
Estas inerte, tienes Miedo.
Amor y odio.
Dios y demonio.
Refugio?
Nunca fue tu refugio.
Fue una Sabiduría en el abismo.

Son recuerdos que no dejas salir 
Porque paso todas las noches.

Y donde estaba mama?
Recuperarás  tu niña interior 
Aquella que esta dentro de ti.

Tu no tuviste la culpa
Me tienes a mi.
Tus recuerdos te atormentan por lo que quisiste evitar después.
Y los gritos sin voz no me permitieron escuchar.

Poesía
Miguel Adame Vázquez
07/08/2013

Erase una vez un hombre que con Amor nunca olvida.

Erase una vez un hombre era callado, solo sonreía, aunque el martirio en su interior fuese un grito en agonía. En este mundo nadi...