jueves, 30 de abril de 2020

Me equivoqué


Me equivoqué
dame el látigo
y me golpearé con las flores.

Con el viento fatigado
y la sonrisa
oyendo a feligreses.

¿Por qué nadie me ha hablado?
suelo enfundarme
en un surco árido
y buscar una semilla que plantar.

Me equivoqué,
sonámbulo perfecto
que se acuerda de su sueño
cada vez que soñoliento
bostezo por amor.

L a distancia,
apariencia remota
que distrae a la catástrofe
cada vez que miro afuera
de una comunal realidad.

Paciencia,
brisa agazapada
fundiéndose en un horizonte,
rodeado de obsesiones y espasmos inútiles.

Algo se me olvida,
ya somos distintos
violetas que piden permiso
para robarte un poco de aliento.

Por ella paseo un cometa
como si nada sucediera,
donde mi promesa es bulliciosa
con cada silencio.

Hoy somos distintos
flotantes,
amaneciendo con la prisa
que camina más despacio.

La inmensidad se desmorona
en la penúltima esperanza
de una escritura que tirita la palabra,
cada herida olvida
que no debe de hablar.

Me equivoqué,
hay que olvidarla
vacío un delirio 
como si este se encriptará
en el espamos de tus labios.

Hay que decirlo
el umbral tiene un infinito enfermo,
vamos a curarlo a besos
y un poco de coñac.

He preguntado en todos lados
ya te has ido,
argumentos agitados
que no se sosiegan
cuando llega la calma.

Te busqué en mi boca
y un denuedo oscuro
que sabe a una noche suntuosa.

Me equivoqué,
cascada que parpadea
en la presencia
de una mirada loca.

Inmóvil
el edén tiene rencillas,
como esa escultura
que cuenta las canas
y no dice ya nada.

Dame el látigo de tu desprecio
me haré un cinturón de cuero
para amarra los pantalones
y correr por el sendero.

Perdona
aléjate de mí,
ya perdoné a la muerte
se fue a cortar las flores del entusiasmo.
Me quedé con la desmemoria
perplejo y sin odio,
con los pies fatigados
de tanto danzar.

Él Mute
01/05/2020.








miércoles, 29 de abril de 2020

La niebla bajó

Me aferro a ti,
mira la lluvia en mi rostro,
¿qué sientes cuando me observas?
nada, te has resignado 
a la indiferencia pasada.

La soledad te asienta gloriosa
aún brillas,
no necesitas la luz 
en la oscuridad tumultuosa.

Que veneno me diste
no dejó el recuerdo,
colgados momentos
de un firmamento lejano.

Soy fuerza e ímpetu
la guerra se aleja,
detrás de esa cara
no soy lo que pienso.

No podrás sostener la mirada
eso lo sé,
nunca pudiste 
ser más que solo 
una montaña soñada.

El bosque te cubre
de selva ganada,
se escucha a lo lejos
el ruido profundo,
es mi lamento que llora
por cada segundo.

Quisiera apretujar tu pecho
sentir tus latidos,
que vieras en serio
lo que es seguir vivo.

La niebla baja
en su cautela traviesa,
en una de esas te lleva a lo lejos
donde nada se salva.

Él Mute
29/04/20.

Perfumes y flores

Te prometí un perfume,
a la distancia
el buen recuerdo
consume a el espacio,
deja que la lluvia
perciba tu abrazo.

Perfume de rosas
bosque del tiempo,
es cosa mía sentir la nostalgia
de un suspiro completo
de un amor otorgado.

Flor heroica
el arbusto lleva esperanza,
sauce que llega al cauce
de aquel valle empedrado
todo a su tiempo, es solo pasado.

Te prometí el cielo desnudo,
ahora en harapos
la historia hace fuego conmigo,
aún así, ya no sigo perdido
porque voy ganando.

La juventud es un orgullo silencioso
nunca está quieta,
como la retórica de un bello libreto
deja impregnado sus grandes lamentos.

Secreto es soltar amarras,
convencer a la nube
que la sombra metálica
no es más que la aurora 
que lleva al río sus dulces aromas..

Te prometí un perfume
para que olvidaras el mármol
y los rascacielos de concreto
y amarás de nuevo.

Quiero que aprecies el campo
antes que otro poema
límite la excelsa paciencia
del tiempo contra el tiempo.

Tus labios están rojos
de tantas manzanas,
primavera amada
ya nadie habla de eso
se han olvidado
que la vida es bella
si sigues amando.

Sigo alineando
el instante insaciable
bebe un tesoro
agobia a la distancia,
el tiempo tramposo
no sabe ya nada.

Perfumes y flores
qué complicada
es la añoranza,
cumplimos un siglo
sin la esperanza.

Él Mute.
29/04/2020.

martes, 28 de abril de 2020

La lluvia viene conmigo

Huyó y no regresó,
cuesta trabajo el exilio.

Llueve tendido,
duele la ausencia
como cien escrutinios.

Has despreciado la gracia,
el limbo desventrado 
es una verdadera desgracia.

Extraño tus ojos en el jilguero hermoso,
su canto es un sonido infinito
de un momento eternos
que no estoy contigo.

Llueve en la noche 
y más te quiero,
siembra la calma
y te doy mi cariño.

Ebulle la patria
no tiene sentido
todos gritan mentiras, 
es mejor vivir 
que estar dormido.

Percibo que esta noche
mi enemigo trasiega
la fosa común es su alegría 
será desgracia, no será la mía.

No es tiempo
para deshojar las envidias,
¿que tengo?
no olvide esparcir la ceniza
de un solemne olvido.

Invento poemas
para que sigas conmigo,
aunque no leas
hacen sentido perfecto,
yo los leo, con eso me quedo
y nos quedamos dormidos.

Millones de flores
son brillores marchitos,
en cada momento te entrego 
mi último latido perdido.

Hoy cuesta trabajo
estrellar a el silencio,
corazón puro
hazme feliz,
que lo mío es 
el crepúsculo encendido.

Si fueras poeta
lo tuyo sería
fingir insomnio.

Tendría tregua el futuro,
serías un augurio nervioso
que palpita luciérnagas
para iluminar los caminos.

Pero no lo eres,
así que repito seguro
que la levedad tiembla
por estar un minuto dormido.

Huiré bajo la eterna sombra
de un atardecer confuso,
te haré mil poemas
que evapora a las letras
en un hermoso suspiro.

Será fácil,
la ausencia es un sustantivo
que libra la carga
de no estar contigo.

A huecos la muerte
aflora abismos,
no tengo miedo
la guardia avanza
descolgando el motivo.

Te amo y me amas
encuentra a las flores,
no traigo paraguas
la lluvia arrecia,
despinta a las letras
con sus fuertes delirios.

Invita a tu casa
a los poemas escritos,
en una de esas
te vienes a soñar 
ilusiones gloriosos conmigo.

Él mute
28/04/2020.

No lo fue

No lo fue

encontré la colmena despierta,

anudó la caída

por qué venía la lluvia enseguida.


Llegó el frío

las manos se entiesan

como si fueran inmortales,

solo quieren tocar tu rostro.


Viene mi padre

y se incrusta su recuerdo

sin alguna palabra.


Tampoco lo fue,

retrocedo

cansado pero despierto.


El teclado está tibio

tus labios,

amada mía

perdieron su espacio.


No lo fue

todo es adicción

menos la misericordia,

irrespirable.


Abro los ojos

se cuela la imagen

hasta la última lágrima,

nada más miro.


Apenas comprendí

que el silencio

tiene un presentimiento.


Es mi deber

saber que el miedo es temporal

así que le guardó duelo

de pie como el infinito.


No lo fue

no importa,

la arena alguna vez

fue piedra.


La belleza no tiene memoria

es cómo la propia noche

y su quietud.


Busquemos el amor

cómo si no existiéramos,

a quemarropa

se van las historias.


Enmudezco

incinerado,

solía llamarme

a cada minuto.


Ríspido y dichoso

cómo la media luna

y ese cariño

que solo te estorba.


Me despido

con el sol de la mañana,

vertiginoso,

el gorrión volvió a cantar.



Él Mute
28/04/2020.


domingo, 26 de abril de 2020

Sucede

Sucede 
siempre, 
luna menguante
en la mañana vendrán las golondrinas. 

Y yo aquí 
seguiré, 
ciego. 

Tocando el miedo
con un amor difuso, 
transparente
dirimiendo diferencias 
de un sol candente. 

Mis manos se multiplican
obstinadas, 
sintiendo el silencio anónimo
como un trofeo en la pérdida. 

Sucede
a veces sucede, 
que tropiezas con el bulto
en el jardín 
antes de partir. 

Ese hedor 
sabe a lejanía, 
a una fuga postergada, 
a estrella que se admira 
desde el basalto de una ciudad dormida. 

Te quiero dar flores, 
 si es preciso, 
antes de que sea
demasiado tarde 
y el sueño rompa tu pecho. 

Desnuda es la hora infinita 
enamorada del aroma 
que dejó en aquella huida
que será una obsesión para siempre. 

Solo te digo que te extraño 
tu temperatura contorsionada
en una fugaz estrella 
que nunca olvidó. 

Mi memoria se aprendió 
cada sonido del aire
cada vez que el insomnio 
logra filtrarse 
hasta tu ínfimo recuerdo. 

Sucede
a veces sucede
no quiero despertar 
del follaje de tus caminos verdes. 

Firme es la flama
que evita el olvido 
grita la herida
por qué te has ido. 

Él Mute
  1. 26/04/2020


A todos nos pasa

Recuerdo remoto,  perdido los días antiguos pasan con la memoria, días de sombra. A todos nos pasa a todo nos lloran, ahora somos mayores  d...

Sígueme en Twitter

@adamemiguel

Contacto

correo: adame.vm@gmail.com