sábado, 28 de abril de 2018

Las letras en un último verso




Un puñado de polvo
cae de tu mano muy despacio
quisiera que fuera como un hilo continuo de páginas
de un libro que se lee cada mañana.

Seiscientos años de palabras
que se derraman por el abismo de la historia
que se reescriben con la tinta de una boca
que aprendió a gritar libertad.

Resquicios de un comienzo sin culpa
sin el ego de saberlo todo
sin el silencio falso que simula vacíos heridos
que se mueren sin nadie en el destierro.

Tuviste un libro en tus manos
lo escribiste con una letra seguida de otra letra
bajo sus hojas se escribió una historia
no desperdicies el espacio que perdura quizás siempre.

En el futuro cuando salga a morir
por el tiempo que tiene prisa
quisiera que recordaras mi nombre.
mis letras en mi último verso.

Como una sonrisa con el color de la esperanza
olvidando cicatrices
como si ellas fueran un trofeo de guerra
antes que el pensamiento deje de ver hacia ti.

Veo con atención a las palomas en mi azotea
no tienen nada, solo un sol abrasador sobre sus alas,  
persisten en vivir alimentando a sus pichones convencidas que sus crías sobrevivirán a todo.

La lluvia llega tempestuosa sobre sus días
lo soportan todo, se escurren con el agua frías
alumbradas por la tormenta que no calla
así quiero ser para ti una mañana.

Miguel Adame
28/04/2018.

jueves, 26 de abril de 2018

El silencio habita en las ciegas mentiras.




Quise tocar las ausencias de la luz en el rostro
pero eran transparencias silenciosas
que se convirtieron en letras furiosas
de un vocablo alquimista
que no pudo soñar con ser escritura sencilla.

Quise rodearme de amigos
imaginar todos los momentos que perdonan
a una noche desnuda por tantos lamentos,
solo salté muy valiente al vacío
fue un momento frío por la ausencia del tiempo.

Mi secreto siempre fue un deseo oculto
hasta de mis propios pensamientos,
cerré a mis labios para siempre
clausurando el origen de una promesa
que naufragó en el inútil intento.

Exilie a todas las páginas de mi vida
quise doblegar el dolor de las mentiras
como si fueran pétalos de rosas
que huyeron de un manantial sediento
de esperanzas perdidas.
Fuimos incapaces de huir con heridas
de un edén de los sueños ingratos,
de nada sirvió la tregua en la que reposó mi agonía
con esa quietud del asombro
supuse ser más que una enferma letanía.
El silencio habita en las ciegas mentiras.

El mute

26/04/2018

miércoles, 25 de abril de 2018

Poderoso león que descansa



Poderoso león que descansas
en el crepúsculo de un vacío otoñal,
lo fuiste todo
y preferiste perder la gloria en el último rugido.


Se acabaron los riesgos
en una estéril vida de caza y comida
mitos infinitos
indomables ruegos por sobrevivir de nuevo.


A tus pies están mis ojos
en el descanso eterno y roto tengo el miedo a la muerte
ese que atrae a la vida
con el marcapasos exacto de la soledad.


Encadenado a las sombras veo tu cuerpo
gloriosa melena imponente en el cosmos absoluto
tu silencio es cómplice de tus mentiras,  
estás cómodo en el vacío que solo calla en las penas.


Mis errores fueron tus sombras,
sueños ocultos,
temerosos al sigilo de mis garras
que cuelgan de una pared consagrada.


No sé si duermes
o es la derrota que te sangra poco a poco
en el último intento de poder respirar de nuevo,
paz y silencio en el campo quieto.


En las batallas siempre predominó
el aroma de tu carne,
fuego ahogado en el canto de las chicharras nocturnas
artificio de las cenizas para devorar tu voz.


No duermes, no es derrota
es el cansancio que dormita es tu señuelo,
pronto de un movimiento saltarás
agitando a tu presa hasta el último suspiro de amor.


El mute
26/94/2018.

Es mejor el silencio en una tarde de otoño.



Estoy cansado de las fumarolas de invierno
esas que anuncian el frío de un cuerpo abandonado
en el despecho de tus celos.

La felicidad no es un logro pasajero
es un cúmulo de momentos que llenan el cielo
cada vez que implorando lo veo.

No puedo dejar pasar las caricias que no me corresponden
me consumo en los lamentos antiguos del silencio
son todos ellos un oscuro momento.

Ya no puedo más contener la lluvia de mis ojos
son un aguacero maldito en el dolor de tus besos
es como un sueño profundo con final eterno.

Tus ojos imploran clemencia
¿cómo te atreves a mirarme?
me has dejado en un palmo vacío de una palabra impronunciable.

Me paso la vida hiriendome
causandome cortadas en mis ruegos
con la esperanza que en mi insulsa lastima veas mi desesperanza.

Es mejor el silencio en una tarde de otoño.

El Mute

25/04/2018

lunes, 23 de abril de 2018

Dime cómo eres y te diré que leer en mí.



Quijote de la mancha de mis grandes batallas
romance gitano de un atardecer rojizo y audaz
mis ficciones de un amor correspondido
en cien años de mi soledad


Mil y una noches prendido de gloria
en donde todo se desmorona
con una falsa divina comedia del sublime sentir
sin orgullos y prejuicios de un viaje al final de la noche.


Gran esperanza de un hombre invisible
en el ruido y la furia en tiempos de cólera,
alma muerta en un tambor de hojalata
en la odisea de un loco de un hijo del barrio.


Eres un desasosiego del tiempo perdido
tiempo de migrar al norte con Gulliver
antes que la guerra y la paz nos lleven a la muerte
Sin un refugio de mil palabras.


Eres mi lenguaje preciso que me acompaña
en todos mis sueños más poderosos,
el mejor libro del mundo
en ciento cincuenta millones de razones para vivir.


Tus hojas se deshojan como una rosa
en mil historias que hablan de ti
dime cómo eres y te diré qué libro
tienes que leer para saber de mí.


Miguel Adame V.
23/04/2018

Día Mundial del Libro.

viernes, 20 de abril de 2018

El cuerpo lleva la cuenta



El cuerpo lleva la cuenta
juntando emociones para existir,
me niego a sufrir ante un baúl de recuerdos
nunca se aleja la guerra de mi porvenir.
Es un estante abandonado por tanto vivir
una esperanza marchita
por la ilusión venidera de poder seguir
sin las rupturas de tener que volver a partir.

Seguridad
no soy inmune ante una cascada rota
que se desconecta de la realidad
cada vez que vulnerable no recupera el control.

Callejón desierto de mentiras
que nos contamos a nosotros mismos,
realidad que duele por la ira de dejarte llevar
recordando el pasado para sobrevivir.

La vida es una emboscada de remordimientos
ellos te llevan la cuenta de todos tus momentos
coleccionamos dolores para sufrir
fingiendo que solo sabemos reír.

De vez en cuando acepto mi ruptura
sepultando las palabras oscuras
que me llevaron a tener que mentir
la memoria puede ser una puerta que no te lleve a nada.

Nunca sufras por tus recuerdos pasados
son momentos rotos y oxidados,
supéralos con la poesía que salva de las sombras
no son más que cuatro paredes que juegan a ser ladrillos sin memoria.

Debo seguir
sobreviviendo a las mil historias
que se arremolinan para morir
dejaré que el cuerpo olvide la cuenta para poder vivir.

Miguel Adame
21/04/2018.

Luna fría y segadora.



La luz fría y segadora
nos refleja a un mundo inmenso
que en su propio crimen denso
como nube se evapora.
Es un vacío que llora
por la guerra que tortura,
eternidad que es oscura
en un instante impasible,
una mirada admisible
que en su esplendor nos depura.


Miguel Adame V.
El Mute.

20/04/2018.

jueves, 19 de abril de 2018

Amargura




Duro y amargo es el dolor que brota seco del arial  
es miedo a la desgracia de vivir sin aliento
terrible desolación que se lleva en hombros
por todos los lados del cosmos de tu vida.

Ya estoy viejo para ver fantasmas
la noche triste se alumbra con la medrosa lámpara
negra oscuridad que disimula amanecer sin manchas
es infructuoso no perder cuando todo se acaba.

Es verdad que los males matan
menudo descubrimiento del corazón
es un amor atormentado
que llora de nostalgia por ser desterrada.

Me voy acostumbrando a la soledad inquieta
es una negación perversa
enojarse por fallar puntual a una cita
con el hondo sepulcro que devora a los muertos.

Olvide reposar un rato en el sol
para ver si el calor me curaba
de que estoy enfermo
si el invierno huyó con el tiempo.

Es de locos hacerse sordo
para no escuchar el amargo recuerdo de las dudas tramposas
dame un poco más de tiempo
y convenceré a los sentidos opuestos.

Antes que me vuelva loco
por una pluma tempestuosa que delira
quiero tener que compartir en una velada
las palabras que de un golpe se matan.

Me pase la vida en vela
hasta que se me olvidaron las miradas agudas
ya no quiero hacer mudanza de ideas
desde la alquimia arrastré a la ira de la desgracia.

¿Cantar alegre?
no he dejado resquicio a la dicha
me he hinchado de mentiras heridas
me aferro con pasión a despertar con abandono.

Ha que triste sería el rencor y la soberbia
sin los ríos de la vida,
ya no tiemblo cuando guardo silencio
es sencillo alborotarse con las risas.

Me gana el sueño de esperanzas
quiero que sea com un día como cualquiera
clamaré sin remedio por amor
solo necesito mirar al cielo y decir ya basta.

Miguel Adame V.

18/04/2018

miércoles, 18 de abril de 2018

El nuevo mandamiento



Deberías amar dice el mandamiento
¿pero qué hacemos?
solo ahorramos el tiempo
esperado siglos para entregar un amor eterno.

El amor no se hace con palabras
no son las heridas que derraman dolor en su ánima
un racimo incalculable de miradas
las letras con hechos son un amor que lo cubre todo.

Exilié para siempre las mentiras
un corazón no aguanta el frío desorbitado
de una intuición que arrebata
preferí envejecer con las letras y sus sueños lejanos.

La boca muerde a gritos la orfandad del abandono
es miserable la condena, me atreví a sentir
está prohibido enamorarse en un mundo malo
terminé ahogándome en el desierto sin abrazos.

Estoy cansado de buscarte
de llorar en silencio, ardiendo sin poder salvarme
un poeta sabe escribir su nombre muchas veces
lo difícil es borrar la ausencia que te abandona.

Siempre busqué un cómplice de aventuras amadas
pero el cansancio me ganó la esperanza
ya no recuerdo nada, el silencio es oscuro
el tiempo no me alcanzó para ver la luz cada mañana.  

Mi poesía nunca fue rival para el caos
olvidamos todo, aún nuestras eternas miradas
lo vigilamos todo, aún así no quedó nada
la esperanza del amor es cosa pasada.

Miguel Adame V.
18/04/2018.

Transgredir sin desobedecer

Transgredir sin desobedecer  soy un transgresor de ideas ocultas  me gusta contravenir  el precepto que viene de mí. Es como...