viernes, 31 de enero de 2020

Quiero creerte

Quiero creer
que el oscuro ramaje del bambú
salga huyendo de la tarde
que se enfría a regaña dientes
por ese sol que imploro me caliente.

Quiero creer
que un suspiro alcanza para amarte
que ningún rasguño hiere mi vientre,
callado, 
callado lloro en silencio
solo para mí.

Quiero creer
que la montaña tiñe su paisaje 
con hierba verde,
que la estepa es tranquila
cuando quiero verte,
que el viento apaga el nervio
que te enciende al perderse.

Quiero creer
que Dios me escucha
ante la mirada inquieta
de ese dolor salvaje
que no se inmuta.

Quiero creer
que pasarán las horas
y volveré a creerte,
flores de invierno
que la hiedra muerde
no quiero perderte al perderme.

Él Mute
31/01/2020.

jueves, 30 de enero de 2020

Duele

Duele 
gran viejo duele
sereno canto,
rescatandome 
naciendo de nuevo.

Igual la gente sigue muriendo
no puedo olvidarme 
de seguir viviendo,
me gusta respirar el perfume de rosas.

Duele
rumor que murmura,
amo el roce de los árboles
entre el viento del oeste.

No te calles en el tumulto
ven conmigo y te enseñaré
un millón de poemas
que hablan del río y sus veredas.

Duele
ver gritar a mis ojos
en un lamento interno
que no sabe que es el silencio.

Mira despacio
aquí estoy observando
aquí te espero
transparente como cielo en mañana.

Duele
me hundo desnudo
con el pecho ahogado
de tanto lamento cautivo.
Prométeme que amarás
el saúco y la cizaña,
las piedras del río
que estruendosas ríen al pasar la corriente.

Duele
ser hierba seca 
en un invierno maldito,
quisiera ser buena tierra contigo.

Ignora a los mortales
no eres culpable
ante el codicioso infatigable,
sólido y fuerte es el universo
donde habita DIOS.

Él Mute
30/01/2020.


miércoles, 29 de enero de 2020

Vi morir a los niños

Vi morir a los niños
a cada uno de ellos,
tristeza brumosa.

Cuántas palabras de sí mismo
tristeza,
ataúdes de noche.

Asesinos,
el enemigo gritando
calcinados, rostros ciegos.

Madres blancas
convulsas,
mi rostro como lápida, vencido.

Crepúsculo asesino
humo, heridos
hombres de manos negras.

Escucho la melodía
ansioso, agitado
interrumpe DIOS.

No hay ninguna estrella
después del polvo,
el miedo.

Cenizas
palabra triunfante
inmensa es la esperanza.

Canta
no importa el rumor,
vamos poeta, puedes soportar a el mundo.
Él Mute
29/01/2020.




Aquí estoy

Aquí estoy
jubilando mis emociones
con el arte poética,
coleccionando noches
que se consumen 
recónditas en cada madrugada.


Aquí seguiré
cortando el césped 
de un poema
aprendiz,
enamorado de cada acorde 
de mi música, 
el poema.


Aquí pasé deambulando 
por las letras nostálgicas
que como guerra civil 
se traslapan sin alegría 
en cada tarde 
que se acomoda 
con el zumbido 
de las soledades.


Aquí viví
entre versos horizontales
y una que otra mentira
que no sabe otra cosa
más que mentiras.


Aquí soñaré, 
con la libertad
y el equipaje guardado,
queriendo volar 
a aquellos sitios 
que he escrito tantas veces.


Aquí volveré
con la mirada al cielo
callado,
como un rincón sin sombra
que se asfixia 
de tanto no mirarte.


Aquí partiré
con cada segundo
que ha valido la pena vivir,
dispuesto a jugar 
la última partida de ajedrez.


Aquí estoy
con los millones de puños
que gritan por corazones,
aguardando en mis recuerdos
la herida en mi pecho,
con lágrimas eternas 
y sombrías.


Sin miedo, 
sin pausas, 
cotidiano, 
de frente ante la vergüenza 
de un poema maravilloso.


Él Mute 
29/01 /2020. 

martes, 28 de enero de 2020

Palabras

Palabras 
gritos que se asfixian 
en el vacío de un oído 
que ama el silencio
de una enorme idea inconclusa.

Las palabras no tienen sombras,
son como la mirada que penetra sigilosa
en el entorno cotidiano 
de sentir la fuerza de vivir.

La palabra muere
cuando se diluye el pensamiento,
no quedan recuerdos
por los cuales soñar.

Es inútil guardar silencio
cuando se tiene amor
no seré quien escuche tus mentiras,
palabras huérfanas y cansadas
que no supieron ser alegres.


Palabra ignorante
que deserta,
no tengas miedo
de decir lo que piensas.

Después de todo
solo eres una palabra
que habita el baldío
de un mundo afónico.

Palabras huéspedes
de madres solas,
poema efímero
eufónico hasta la pupila
de unos ojos 
que ya no quieren ver
una boca hablar.

Palabras mayúsculas
que se fugan de un sueño,
como un espasmo útil
en cada latido de prisa.

Palabras que no se piensan
en la disentería nauseabunda
de sentir tristeza
por alguien que nunca pensara en ti.

Cuando la puerta abre
las palabras salen huyendo
como queriendo encontrar
quien las escuche por un momento.

Quiero encontrar cada instante
antes que la existencia se confunda
y cueste trabajo respirar,
resignarme al desprecio
de seguir muriendo 
como si fuera lo más natural.

Él Mute
28/01/2020.

lunes, 27 de enero de 2020

Erase una vez

Erase una vez
un amor correspondido,
sus ojos fueron nardos que refugian 
la pequeña agonía.

Se termina enero
con él se va el pasado
los jardines siguen fríos y secos,
el amor bajo la sombra del crepúsculo incierto.

Soy optimista,
uno nunca sabe cuándo darás el último beso
bajo el fuego y la derrota está la poesía,
esa es la historia que de mi vida quiero.

Erase una vez
un amor querido,
es mejor tener ternura
que un corazón herido eterno.

Las palabras como fotografías
acarician la calma,
ni las nubes, ni el aire, ni el árbol
ninguno de ellos se roba el suspiro
de una rosas rojas 
donde la esperanza hizo nido.

Te dije que te amaba
fue del todo cierto,
se ama el cielo adormecido
por la tenue caricia de una brisa sentida.

Él Mute
27/01/2020.

sábado, 25 de enero de 2020

Cuando llegue el amor

Cuando llegue el amor
dejame cantar
en una noche con estrellas,
ser flores que amanecen contentas.

Déjame decir
las palabras precisas
esas que se escriben
sin las horas muertas,
quiero ser ese reloj de arena
que ya no cuenta los errores y las penas.

Cuando llegue el amor
seremos el momento preciso,
un manantial de vida
que espera con ansias
las flores blancas y negras.

Déjame brillar
como no lo hice antes,
despertar los recuerdos
que en la calma mantienen
a la mente más que contenta.

Cuando llegue el amor
quiero olvidar el odio,
ser aire de viento que se lleva a el frío
ese que ya no tiembla
con un beso puro de un romance,
que no lleva la cuenta de su propio suspiro.

Déjame ser esa historia
que se cuenta con la esperanza,
que ama a esa mirada
que se mira con amor
de un lucero sincero.

Cuando llegue el amor
seremos un crepúsculo flotante,
los límites de un instante
que a escondidas ama
los poemas de Neruda y Bequer.

Déjame ser las letras que te gustan
las lágrimas que te lloran,
los secretos que se pierden
en una tormenta perfecta.

Llegó el amor y me dejaste,
ahora me pregunto
¿en dónde estás?
que no te veo.

Él Mute
26/01 /2020.










viernes, 24 de enero de 2020

Escápate


Escápate
deseo vacuo de la alquimia,
nula es la rapsodia que respiras
bajo la epígrafe de mi historia.

A Quevedo le hubiera gustado
un pedazo de la historia,
un espacio que respire
la lectura que se antoja.

Pasan los años victoriosos
y sabemos que Quevedo
es más que un libreto
un poema en la repisa completa.

Escápate
jacaranda de una tierra ardiente
el frío te hace mella
en tus flores fervientes.

Escápate
con el vuelo de una ave
que se divierte,
con la mirada húmeda del ambiente.

Que nada sea muerte
desterrada en sueños de nieve,
vive fuerte
que la floresta sea una sonrisa 
de un gorrión silvestre.

Escápate
que la vida es un regalo
con otoños y relámpagos celestes,
yo seguiré escribiendo contento
todo lo que con amor me conviene.


El deseo vacuo de la alquimia,
nubla la rapsodia que respiras
bajo la epígrafe de mi historia,
no sabe hacer otra cosa
que un poema polvoroso 
que travieso se asoma.

Él Mute
24/01/2020.









Somos

Eso somos
dos nadas que flotan campantes
en el universo infinito
de las palabras.

Para mí eres perfecta
silueta dibujada
en mis plegarias,
eres más que la mitad fugaz
que me toca cuidarla.

Somos
Tú eres el tiempo
en lo alto de la montaña,
a caso alcanzo a comprender
que soy un soplo de viento
que no se desanima con nada.

Eres
la existencia que persiste
en mi corazón que ama,
porque negarlo
me da orgullo pregonarlo
no todos aman.

El Mute.
24/01/2020.

jueves, 23 de enero de 2020

Fiebre



Aire, 
ya viene la noche 
las palabras se abrigan
para que no te vayas quedando. 

Ya vienes, 
te espero en silencio 
antes que disuelvas el ruido  
y la mañana suelte 
un suspiro robado. 

Llanto, 
las margaritas tienen frío 
es la esperanza 
que va quemando. 

Tiempo, 
la vida es un resplandor perdido 
si no sigues amando, 
el rocío sigue mojando. 

La gente tiene fiebre 
se la vive penando, 
perdida en las tinieblas 
de tienda en tienda 
sigue comprando. 

Luna, 
el cerezo retoña
la guerra no le mató la cabeza 
siguen las flores volando. 

Sueños, 
París sigue ardiendo 
no me lo explico, 
la nieve cubre la aldea  
y yo sigo temblando. 

Fuerza 
qué sublime es la belleza 
de la sonrisa oscura 
brilla una estrella 
que sigue amando. 

Él Mute 
23/01/2020.

Te he buscado

Te he buscado
en lo profundo de la pérdida,
donde se alejan las montañas
y la eternidad empieza a pesar.

Te he buscado
en una mirada llena de ternura,
en mi impaciencia
de las palabras tristes 
que nunca se dicen.

Te he buscado
en la risa de los niños
y las flores que nacen,
en los colores de la selva
y los pájaros perdidos.

Te he buscado
en el llanto a todo galope,
en una mirada sin estrellas
de mis antepasados que son tierra.

Te he buscado
en la mirada penetrante,
en el amor que desafía 
a las hojas que caen cada minuto.


Te he buscado
en la muerte que tiene vida,
en la razón de amarnos 
por el vacío de la ausencia.

Cierra los ojos,
deja que te lleve a donde 
no hay angustias devorantes
y el atardecer canta
insinuando amar.

Ahí te encontraré,
sin los otros
y las palomas heridas,
recogeremos nidos rotos de gaviotas,
seremos un eterno amor solos los dos.

Él Mute
23/01/2020.


miércoles, 22 de enero de 2020

Los pasajeros

Somos pasajeros 
de una tierra distante, 
cuidamos hijos
sin hundimos en el mar. 

Vivimos, soñamos 
creemos, cantamos, 
mientras que el enemigo observa 
siempre le gusta guardar sus secretos.

La tierra nos lava
nos suaviza, 
nosotros seguimos obsesionados,
queriendo iluminar 
cada paso que damos.

Queremos ser montañas
en un río sin veleros,
olvidando a el infinito
cada vez que llega la noche 
por cada uno de nosotros.

Somos pasajeros
de un viento constante, 
profundo es el cielo
ante nuestros recuerdos, 
seguimos contentos
con lo que tenemos. 

La catástrofe viene, 
te suplico que no huyas
serás un torbellino de alegría
si decides amar. 

Él Mute 
22/01/2020 








A todos nos pasa

Recuerdo remoto,  perdido los días antiguos pasan con la memoria, días de sombra. A todos nos pasa a todo nos lloran, ahora somos mayores  d...

Sígueme en Twitter

@adamemiguel

Contacto

correo: adame.vm@gmail.com