jueves, 27 de octubre de 2016

Después de la oscuridad, nace la luz.



Después de la oscuridad, nace la luz.
Aunque parezca ironía el desasosiego.
Porque es en las sombras donde se oculta el murmullo.
Y es en el egocentrismo blasfemo e impuro donde crece impune como un manojo de mala yerba, devorándolo todo.

Pero es ahí donde también donde después crece la esperanza sublime.
Porque nunca podrán terminar con todo lo que ha crecido en su tiempo.
Siempre sobrevive una poesía que no es cautiva.
Un pequeño retoño como ruego sublime.
Un abrazo que es solidario y fiel a la memoria que es buena.

Nunca será la oscuridad tan cegadora, que no te permita ver la luz al final del camino.
Porque nunca podrán arrebatar tú esencia.

Esa fragancia de aromas de sueños que siempre es una ilusión cautelosa.
Como lo es una hermosa mañana después de que huye la oscuridad.
Porque después de un reinado profundo que ata, nace la luz.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
28/10/2016.

martes, 25 de octubre de 2016

Nunca pierdas la fe.


El mundo está enfermo de tanto tener.
No cabe en sus manos tus sueños.
Esta cegado de poder.
No luches en su campo estéril sin ilusiones.
Mantente fuerte y firme en lo que realmente vale la pena.
Tu sabes muy bien que es lo que quieres.
Despliega tus fuerzas siempre adelante.
Porque el tiempo es un huracán insaciable que no perdona.

Nunca pierdas la esperanza de tener esa tenue luz que aunque apenas se asoma, siempre te ilumina toda el alma.
Es breve el espacio de un momento oportuno, pero siempre llega, nunca falla.
No pierdas la fe.
Después de una oscura noche, amanece y nace la luz que ilumina a la calma.

El frío nunca doblegará a la fuerza interior de un corazón que ama.
Ese calor de tu amor, siempre ha sido el alimento vital para mantener viva tú propia esperanza.
Nunca lo olvides.
Después de la tempestad viene la calma.

Miguel Adame Vazquez.
25/10/2016.


domingo, 23 de octubre de 2016

Cuando mis ojos ya no quisieron amanecer.



Cuando mis ojos quisieron cerrarse por una última vez y no querían contemplar el amanecer con el día que florece.
Fue tu calor quien me dio la esperanza.
Y tu amor incondicional de alma pura,  fue la salvación en un abandono seguro.

Ahora que veo ese recuerdo solo como un pasado.
Y contemplo mi rostro en el espejo de la madurez ganada.
Me doy cuenta que de ese montón de historias vividas he aprendido todo.
Y así, nunca volver a cometer el mismo error que me hizo querer dejar de respirar.

Fue ayer cuando mi cuerpo estaba vacío.
Y solo el universo y nadie más contemplaba lo absoluto de mi eterna agonía. 

Pero cuando más vacio era mi interior en la agonía.
Me aferre a tu cuerpecito indefenso necesitado del mío.
Y me diste la fuerza para querer poder vencer al mundo.

Ahora que te veo creciendo por el mundo agigantado.
Y veo mis ojos en el reflejo de tu misma alma.
Agradezco al infinito el momento justo en el cual me diste tu primer amor.

Siempre he pensado que existe algo más supremo que no comprendo del todo.
Que me escucha, que me observa y que me entiende sin hablar.
Que siempre me ha protegido dándome su guía iluminando mi sendero, dejándome un gran remanso de paz.

A ese ser superior yo agradezco.
Porque cuando mis ojos soñarón con cerrarse por una última vez.
Comprendí que mi aliento no es un aliento que es del todo mío.
Es solo un momento en el cosmos que es tiempo prestado.
En el cual tengo que honrar como a un tesoro, a quien en resguardo me ha entregado.
Y cuando llegue el momento indicado.
Yo le enseñaré cómo su mirada me ha salvado una y otra vez del oscuro vacío de no querer vivir.


Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
23/10/2016.

A la madre que deseó cambiar su existencia en el universo.


sábado, 22 de octubre de 2016

A mi padre.

VOZ: ROSALINDA
TEXTO: MIGUEL ADAME




Hasta que el sabor de la victoria corra con pies ligeros.


No importa cuento brille la noche con su fulgor.
Tú sonrisa es la más triste de nuestra existencia.
Se agotó el tiempo que alimenta el poder respirar esperanza, amor y ternura.

Hoy todo es oscuro y frío.
Solo el alma permanece caliente por sus ganas de vivir en un cuerpo completo.

Los sueños ya son ahora momentos robados.
Sueños de otros que no nacieron con el viento a su favor.

Hoy su única esperanza es no poder vivir mucho tiempo.
Porque lo tienen todo y a la vez no tienen ya nada.
Solo la montaña es testigo mudo que todo se agota.
Solo el río que suena caudaloso siempre será una alegría al sentir tus pies descalzos.

Pareciera que tú rincón de glorias pasadas será tú propia tumba en un presente que agobia.

Nadie me pregunta porque tú misericordia me ha dejado mudo.

Y perderé la fe que alguna vez tuve a manos llenas.

Tus ojos son una luz opaca que pierde la sensibilidad de poder creer.

Ya no te alcanzarán los pasos, por más que los alargues.

El tiempo, aliado del espíritu guerrero no será más ya tu vida.

Tu sangre pura es ya una sangre derramada.

A nadie le importa tu dolor y tu pasado.

¿Quien te honra?, si no eres más que un trofeo de los días domingos.

¿Quien te da voz?
Solo eres una sierra tupida de árboles frondosos y llenos de verdor.
Solo eres una lejanía que se borra con un solo olvido.

Ellos mismos contemplan tu soledad muda.
Y ríen silenciosos porque ya no te quedan fuerzas para poder pelear más.
Te han roto el ciclo de la vida, para no poder volver a empezar.

Pero no todo es un fuego perdido.

Solo los héroes anónimos, que en su honra te tomarán de la mano.
Y aunque temblorosos pero con sus pasos firmes sembrarán una chispa de la pura esperanza.

Un pequeño pedacito de fuego nuevo que calienta las manos desgastadas por tanto crujir de la tierra en ellas te será dado.

Porque ellos arriesgarán todo cuanto tienen, sin pedir nada a cambio.

Solo les bastará ver en tus ojos una poesía de esperanza.
Y poder luchar por tu gloria que nunca te abandono.

Aunque mis ojos a veces no pueden contener el río amargo de tu propio dolor.

Nunca te abandonaré.

Porque sería abandonar lo que me construyó en mí nuevo nacimiento.
Seguiremos adelante hasta que el sabor de la victoria corra con pies ligeros.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
22/10/2016.

A mis amigos rarámuri de pies ligeros que nunca se rinden porque saben que no están solos.









lunes, 17 de octubre de 2016

Al final de tú propio camino.



Tuviste que inventar tu propio infierno.
Un mundo de laberintos sin sentido.
Y sobre ese mundo angustiado y sin fondo, tu deseo más fuerte fue que yo viviera en él por el resto de los días sin ningún aliento.

Pero no seremos alimento de buitres rapaces.
Tampoco seré una simple marioneta del tiempo que se muere.

No seré la higuera marchita que se desgarra con las hojas del otoño.

Nunca más seré el final de tus propios límites sin ninguna esquina.

Tú tendrás que construir tus propios anhelos.

Y así, en lo absoluto de tus días, tendrás que encontrar la salida.

Porque a cada uno de los silencios que se callan.
Tú serás testigo mudo del ocaso que fue tu última guarida.


Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
17/10/2016.








NO ME DETENDRÁN


VOZ:  Rosalinda:
POESÍA: Miguel Adame




domingo, 16 de octubre de 2016

El universo es parte de ti.




Bajo un par de ojos verdes que destellan el verde rubí de un alma en un bosque encantado, tú escondes esa pequeña luz que apenas se asoma.
Es una luz tímida y tibia, como la luz de una blanca mañana.
Tal vez es así porque desde muy chica esa luz ha tenido que esconderse de los avatares de la propia vida.

Tú mirada, tal vez a veces evoca a una historia triste que nunca se quiere contar en los días buenos.
Tal vez es por eso, que el universo te debe mucho más de lo que tú le has entregado en el pasado a manos llenas.

Porque el universo que lo es todo, te tiene reservado más que un crisol de buenaventuras y soles.
Y esa soledad que a veces se asoma, será un pasado solo de historias.
Un ayer de un montón de batallas rotas.
En donde el dolor solo será un triste recuerdo. Recuerdo deslucido porque no tendrá la fuerza de una nostalgia que evoca.

Hoy bajo la luz de una luna nueva.
Tu vida es una esperanza que logra.
Porque ahora lo puedes todo con solo querer intentarlo.

Lo puedes todo, porque sabes que en la vida que es maravillosa.
Y que en su corto camino, en el cual nos consumimos todos tan rápido como en un parpadeo al abrir y cerrar de ojos.
Te tiene reservado un pedazo de tú propia historia.

Historia que será para ti una historia inaudita en un construir continuo.
Porque seguirás amándote como ahora lo has descubierto.
Ya no necesitarás que los demás valoren tu brillo con luz propia.
Porque tu propio sol ahora brilla intensamente iluminando a la vida de cada uno de ellos. 

Hoy tu belleza interior colapsará  a las noches grises y tristes del otoño.
Y la luna en su esplendor nocturno iluminará tú ser con sus propias alegrías, que ya no serán historias pasajeras.

Eres hija del sol en una nueva mañana.


Poesía
Miguel Adame Vázquez 
16/10/2016.

Con cariño Rosalinda hija del sol.



martes, 11 de octubre de 2016

A mí amada compañera de viaje.









Con los años que nos quedan.

Juntaré un aroma de rosas.
Y de las sombras que hemos vencido, te construiré una inmensa montaña.
En ella a lo lejos, todos verán un jardín grandioso de girasoles.
Y más a lo lejos, una pequeña cabaña, escondida con su gran chimenea.
Ahí estaremos juntos para siempre, intocables de las pesadillas que aveces asechan.

Con los años que nos quedan.
Seguiré contemplando con pasión nuestra vida juntos, porque nuestro amor no tiene un destino.
Es como una historia escrita de deseos y fantasías realizadas.
En donde tú cuidas mis pasos y yo sostengo los tuyos.
Ese fue nuestro primer compromiso.
Y lo veo realizarse con un solo testigo.
Esa cuerda triple no la destruirá ningún hombre.
Solo el tiempo y él apagador de suspiros.

Con los años que nos quedan.
Será mi corazón quien con sus fuertes latidos
seguira construyendo un mundo de eternas emociones.
Emociones que juntos alimentan lo que hemos querido.

Con los años que nos quedan.
Seguirán siendo muchas las noches en las cuales mi sombra será tu refugio.
Nunca me cansaré de cuidar tus sueños con mucho amor y cariño de ese ladrón que en la ausencia roba los más sublimes latidos.

Con los años que nos quedan.
Tus años seguirán estando seguros, porque cada estrofa que sueño, está atada a mis sentimientos.

Con los años que nos quedan.
No existe para mí ningún reproche.
Solo le debo a la vida el precio por amor que tú me has dado sin llevar cuenta alguna.

Con los años que nos quedan.
Cada estrofa que escribo.
Cada verso que sueño.
Cada palabra que mi mente divaga.
Seguirá siendo como un caudal imparable que nunca se agota.
Porque tú eres mi fuente que siempre renace.
Mi manantial de aguas fuertes y cristalinas en todas mis mañanas.

Con los años que nos quedan.
Seguiras siendo mi inspiración que nunca se termina y que por ti en pretexto se desvela.

Con los años que nos quedan.
Seguirás siendo mi razón perfecta para acompañar a la noche y a la luna en sus frías travesías nocturnas.
Y en ellas, juntare un aroma de rosas con los años que aún nos quedan por vivir.

Poesía.

Miguel Adame Vázquez.
12/10/2016.

A mí amada compañera de viaje por los 24 años juntos.



  

domingo, 9 de octubre de 2016

Amo ser libre al cuidar de ti.




Amas la música.

Porque es la única lírica que regresa la libertad robada.

Amas a tu armonía.
Porque es la última esperanza que alimenta a la calma con tan solo añorar a la nostalgia pasajera que hace vibrar el alma.

Amo a la fe que derrota a la rabia iracunda por un silencio que no calla.

Amo el despertar de la fuerza de las palabras que sostienen con mucha suavidad a la memoria para olvidar las fallas.

Amo la verdad de otros, de todos aquellos que no renuncian a la realidad sublime de poder estar vivos en ese su momento oportuno, sin importar el desafio de la muerte que es cosa de todos los días.

Amo el saber que el ocaso siempre se mantiene observando.
Y tú solamente lo engañas con excusas y pretextos para seguirle ganado.

Amo el poder ser libre al cuidar de ti.
Sin importar lo difícil que esa palabra signifique para mi al tener que sobrevivir.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
10/10/2016.

Has de aprender a vivir ganando.






Has de vivir sin los rencores que envenenan el alma.

Sin el sabor de la muerte que sutilmente te espera.
Has de vivir con la esperanza que lucha.
Derrotando los deseos que te llevan solo al F vacío de no poder ya disfrutar nada.

Has de sentir el amor que crece sin pensarlo.
En ese interior olvidado.

Has de cuidar el reflejo de luz y calor que el universo te ha dado.
Es tu único momento de gloria, refugio final de un camino robado.

Has de insistir una y otra vez, porque el soñar sin vivir, es como morir cada momento solo 
sumando remordimientos que matan la fe por vivir solo en lo que ya ha pasado.

Ya no tenemos el tiempo para seguir simulando que la paz interior es una historia de héroes.
Debemos vencer con la fuerza que aún en el mundo queda.
Porque es hoy el día que no debes sentir el dolor, ese dolor que solo corrompe la memoria.
Vive aprendiendo a ganar.
Que ya siempre has vivido en la derrota.
Creando pretextos para no intentarlo.

Poesía
Miguel Adame Vazquez.
10/10/2016.

Venceras amando.



Hemos estado desabitando el poder de amar a los que nos aman.
Crecemos inmunes.
Creyéndonos Dioses inmortales.
Solo intentando derrotar a los otros.
Olvidando que la vida no tiene memoria.
Olvidando que la vida reverdece a nuestro lado.
Que nunca es demasiado tarde para ti.
Porque el cambio, es la única salida.
 No hay destino escrito.
Y nadie lo hará, porque a ti te corresponde.
Esa siempre ha sido la única realidad humana.
Lucha esta guerra desigual y vencerás amando.

Poesía 
Miguel Adame Vázquez.
09/10/2016.

jueves, 6 de octubre de 2016

Mi hermosa vida de teatro.



Dormiré feliz.
Nunca dejaré de sentir el torbellino de alegrías que brotan de un corazón que ama.

Siempre ese fue mi deseo.
Ver reflejado en tu rostro sonriente mi alma que habla.
Porque a cada movimiento, mi cuerpo expresa sin palabras un caudal de emociones.

Cada vez que te veo, tu mirada se trasforma en una mirada atenta que sigue cada paso de mi mundo de fantasía.
No dejo de girar, voy habitando los sueños mágicos bajo un torbellino de imágenes que brotan solas de un corazón jubiloso.

Tus pequeños ojos me observan, no pierden ningún detalle, todos mis movimientos son presa de tu alma pura y pequeña.

Esa es mi mayor alegría.
Tu inocencia es una súbita incógnita que aprende a sobresaltos de alegrías.

Tu sonrisa, es la más pura muestra de un corazón latente.
Tu mente está absorta.
Imaginas a los héroes de papel que se mantienen nítidos, lejos de las preocupaciones diarias que a una alma adulta agobian.

Mi único deseo fue el poder trasmitir el gozo de vivir esta vida de teatro.

Vida que me deja más que una mirada plena.
Estoy satisfecho por haber cumplido mi misión suprema.
Regalar sonrisas, desde el otro lado de una tribuna, a esas almas de niño que me observan.

Dormiré contento.
Porque tú sonrisa llena de un sorbo mi propio vacío.
Y los héroes fantásticos de tú imaginación cobrarán vida en un cuerpo que gesticula  siempre, solo para ti.
Y eso me hace realmente eternamente feliz.

Nunca dejaré de sentir el torbellino de alegrías que brotan de mi cuerpo por un corazón que ama.


Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
07/10/2016.

Con cariño, afecto y respeto.
Para el maestro Jodede Hernández Márquez.


http://poesiasmigueladame.blogspot.com/2016/10/mi-hermosa-vida-de-teatro.html

Solo serás una imagen robada.





Se que observas desde la clandestinidad de tu alma marchita.

Buscando desesperadamente algún resquicio en mi corazón que alimente tu propio vacío.

Tu mirada cautelosa es solo una amenaza a tu propio miedo.
Porque mi alma no tiene más apego que a su propia alma.
Y su deleite de paz es saberse amado.
Porque sobre un montón de cicatrices que nunca agrietan la perseverancia, voy paso a paso atesorando lo que más me importa.

Se que nunca dejaras de intentar doblegarme.
Tu lucha es poder lograr que naufrague mi esperanza.
Como anhelas que en mis noches tus sombras sujeten con fuerza mi propia coraza.
Pero resistiré imbatible con una inmune calma.

Porque mi paz, es una paz duradera.

Una a una, cada piedra que formó mi estructura, resistirá el oleaje iracundo de tu odio vacío que rebota en tus propias palabras.

Solo seras un alma vacía, una imagen robada.

Poesía 
Miguel Adame Vazquez.
06/10/2016




martes, 4 de octubre de 2016

Nunca deje perder.




Sobre una falsa mascara enmarcaste tu desdicha.
Pretendiendo cifrar tu esperanza en mis propias ilusiones.
Nunca vi venir la oscura tormenta que asechaba cautelosa mis pasos.
Y fui una presa más del infortunio que destroza a los bosques.

Uno a uno vi caer aquellos robles frondosos que protegían mi alma.
Porque deje entrar sin barreras a aquel que lo roba todo.
Y muy demasiado tarde comprendí los errores del confiar en quien no se debe.
Y el bosque se incendio al quedarse solo en su misericordia fallida.
Su fuerza se convirtió en una planicie gris y sin vida aparente.
Todo fue desdicha, dolor y lagrimas ausentes.

Pero sobre esas lágrimas que cayeron al suelo marchito, floreció nuevamente la vida cuan verde en su retoño que amanece.
Y ya sin mascaras y falsas expectativas que nunca fueron fuertes, nació la vida y el amor que crece.

Aun en las penumbras que ciegan la mente, nunca dejé de sentir la fuerza vital que impulsa al corazón a rebosar por los latidos llenos de tanta energía que no se sabe cuándo saltará de tu pecho.

Nunca dejé de sentir el orgullo por el ímpetu que deja su huella al saber lo bueno que has hecho.

Nunca dejé de sentir el despertar frio de una mañana.

Nunca dejé perder la inocencia que agradece por estar más que vivo, cuando el que odia deseará que tu propia luz se apagara.

Nunca dejé el placer por el camino con su tierra y lodo.
Maravillosa es la sonrisa en los labios que siguen creyendo que el mundo es bueno, aunque muchas veces no lo sea.

Porque él universo es un inmenso caudal de vivencias que en su coloso destino  te encuentra.
Y doy gracias por ello.
Por el aprendizaje valioso que me dejas en un camino que es mundano.
Porque nunca estuve solo.
Siempre te tuve a mi lado.
Y el saberlo me descubre en la dicha.
Porque sobre esa falsa mascara que oculta su desdicha, yo te descubrí y cimente mi esperanza.
Y el bosque ahora es un mundo lleno de vida, que desparrama en su verdor más que flores y cantos luminosos.
Porque nunca te perdí.
Nunca dejé de sentir el orgullo por el ímpetu que deja la huella al saber todo lo bueno que has hecho.
Nunca dejé de sentir y doy gracias por ello.

Poesía.

Miguel Adame Vázquez.

04/10/2016.


A través de la rendija.

Te veo por mis ojos no te puedes ocultar de la mirada te observo con la mente puesta en los sentidos sin ninguna última palabra....