lunes, 28 de mayo de 2018

La lucha nunca ha sido a fuera


La lucha nunca ha sido a fuera
en los espacios del inconsciente
en la imagen diurna de lo que es intangible
en la imaginación ajena de lo breve que es la vida.

En la efímera caricia desconocida,
en la sustancia que se fuga de una risa incipiente
en la intrascendente luz con su sombra
de creer saberlo todo, ignorando lo que agobia.

Volveremos a vernos
en el anhelo que se respira en la nostalgia
de un amor que prohibido
porque nunca llega en el sueño inconcluso y etéreo.

Te esperaré siempre en otra parte
en el sol abrasador que no permite sombras
en el canto de esperanza que es indiferente
en el todo desconsuelo.

Siento asco por aquellos que sin caretas
a la mínima provocación se revelan tales
con sus demonios simulando ser dioses máximos
calumniando al horizonte de flores y ramas tiernas.

La lucha nunca ha sido a fuera
en la dureza y el veneno que destruye estrellas
en el cuchillo fúnebre de un grito lastimero
en la calma amable de volver a amar.

El mute
28/05/2018.

viernes, 25 de mayo de 2018

Ilusiones

La noche se desgasta en el silencio
extraña el canto del gorrión que se detiene
por el alba que no amanece
sin remordimientos ciegos de una mente que se vence.

Los faroles taciturnos de una vida te iluminan
no importa la sombra de un pensamiento
que sueña con ser libre algún día
trasnochan los momentos
estremeciéndose por un amor que los quería.

El pasado es tembloroso
reclama su tiempo
se esconde en el caos de una memoria perdida
se esfuerza en recordarlo todo
pero solo ama a la victoria sin tantas mentiras.

Quisiera curarme en la lejanía de una tierra sin asfalto
en donde los zaguanes se escandalizan
por una madrugada inquieta
por tanto cansancio de su mediocre vida.

Son tantas las bellas estrellas en un cosmos que nunca duerme
que la ilusión es su silencio
en una promesa que  siempre vuelve,
solo la noche nos arropa en su melancolía.

El Mute
25/05/2018.




miércoles, 23 de mayo de 2018

Nada queda



Nada queda
solo el recuerdo de un miedo en el abismo
desgarrando el deseo de huir de la muerte
que acecha con el tiempo impredecible de querer tenerte.

Te siento muy adentro y te maldigo
pues tuviste todo y no quisiste
nunca desertó el odio en ese corazón marchito
el silencio vivió en el entierro de tu olvido.

La noche huele a un gemir en un duelo a muerte
nada queda ya para la tristeza que es ciega
solo una desolación del albedrío
que se hunde en la oscura ciénaga.

Hasta que el murmullo sueñe
todo te seguirá derrumbando
hasta que el tumulto de los días venideros
sea ya cosa del pasado.

Mientras eso pase
nadie te buscará airoso
como el que busca encontrar de nuevo el nido
nada queda mientras sigas vacío.

El Mute
23/05/2018



lunes, 21 de mayo de 2018

Después de todo.




Duelo mortal por el cansancio
profundo sueño de mentiras
así en vano es la agonía
de un desierto cubierto de recuerdos hechos cenizas.

Mis ojos fueron la sombra
de una mirada caída
un recuerdo áspero entre lágrimas
por una verdad perdida.

La noche se derrumbó en su caída
entre amores sordos de una eterna despedida,
he olvidado la existencia entre tristezas
de un amor que aún por otros gemía.

Nunca callé ante el silencio de la mirada
soporté el ego de la esperanza abatida
ignorando el sueño ufano
cuando ya nada lo sostenía.

Olvidé los sentimientos con el tiempo
entre el miedo que duele por la fatiga
como un dolor mudo
en el ataúd de las mentiras.

Después de todo
nací de nuevo entre los sueños
y entre palabras perdidas me encontré de nuevo
aprendí a caminar a oscuras en la corta vida.

Olvide morir en la tristeza
en la inocencia de una simple caricia
comencé de nuevo sin agonía
improvisando puentes en donde sólo había ruinas.

El mute
21/05/2018.

Si por voluntad fuera


Si tu voluntad fuera
taparias a una mano la tristeza
pero no eres cualquiera
fluye en ti la proeza
venciendo la tristeza.

Fácil leer que sientes
solo me basta con leer tu mente
sin los días hirientes
de ese amor que es creyente.

21/05/2018
El Mute

Liras

sábado, 19 de mayo de 2018

Esperanza


No quiero guardar silencio y meterlo
en un pequeño cajón de un librero
quiero gritar y anticiparme a la luz que se revela.

Mis manos protestan y escriben
son testarudas y necias
son mi boca repudia la dictadura vil del propio odio.

Las cicatrices sanan poco a poco
desde aquella última vez que sangraron
ellos sembrando sus ideas en mis oídos
ellos son sordos a su voz que aniquila el amor.

La esperanza es un tizoncito que protejo con ternura
no quiero que se apague su llama
le soplo despacio, pensando
organizando mis ideas  
todas ellas quieren vivir en la congruencia
de un pensamiento abstracto.

Para no volverme un loco de atar
me acciono
relevantes son las cosas que me importan
mi familia.
Mi poesía que transforma
son palabras vivas que no se mueren  
con la resequedad del odio.

Grito, lloro, espero, canto
todo eso que me estorba
lo saco y hecho en un saco roto que vuelvo a remendar.

Nunca riegues al rencor con un olvido
lo esencial de la vida es esperanza
el dolor es pasajero con un amor que perdura.

No quiero ser una réplica perdida
de aquellos que no alcanzaron su tiempo
recordé un verso olvidado.
Era frágil en el desamparo sombrío
lo ame y lo volví a soltar al viento
regresará, estoy seguro de ello.

Le di de comer un poco de ocaso
es brillo en el espacio, es bueno
los sueños en una noche desgastada
hacen ver a unos ojos ciegos
nada detiene a un silencio con voz.

Miguel Adame
19/05/2018. 

miércoles, 16 de mayo de 2018

Hojas de selva.



Caminamos por las calles
perpetuando la mirada en los detalles
a la sombra de un rascacielos luminoso
extrañando el olor a tierra mojada.

Los hombres te hicieron así
con la mirada temerosa
que cuenta hasta las palabras
sin el agua de un cielo verdoso.

Con la falsa cercanía de una ventana
y el ruido odioso hasta el hastío
clamor y vértigo unánime
sin jardines largos del tiempo.

Aquella mochila vieja sobre el hombro
trofeo del tirano sin reproche
es infame su inmortalidad silenciosa
zozobra cotidiana en un asfalto caliente.

Cierro los ojos y veo la piedad
es un tiempo pasado en el socavón de lodo
ahí jugaba con infinitos azares
en la tierra pobre que ilumina la fiesta de vivir.

Hojas de selva
mi aerolito
jardín temerario que hace patria
mi esperanza es la lluvia médanos de tu corazón.

El mute
17/05/2018.




lunes, 14 de mayo de 2018

Mis noches inciertas



Noche incierta,
!cuantas veces la íntima agonía
fue un tiempo cansado
en un cielo sin estrellas!
nubes navegando lentamente.

Me voy acercando a mi silencio
repitiendo las mismas palabras
con las manos tan frías
que he ignorando los misterios de mis propios sueños.

Me he hecho verbo viejo
no me he dado cuenta de ello
he violentado el impulso de querer seguir viviendo
amando entre las ruinas de una guerra sin sentido.

Extraño la montaña fría y caprichosa,
solo se escucha el único ruido de un saltamontes
que tiene todo un campo para pasar desapercibido
no lo logra tan siquiera un poco.

Aromas contra el viento
como un solo pensamiento
amurallado en duelo  
con el cansancio congelado por el tiempo.

El mute.

15/05/2018.






domingo, 13 de mayo de 2018

Entre un silencio perfecto



Cómo defenderse de la tempestad
con una voz desnuda
que evoca resplandores
ante una inercia casi intacta
por unas palabras que no descansan.

Te leí los ojos con mi soledad
eran como un jardín hecho trizas por la tormenta
no me alcanzo la noche para huir con miedo
seguí viviendo desnudo
callando en el íntimo amor de mis adentros.

Nunca más volví a pensar en nosotros
mi voz se volvió una estéril estatua de sal,
entre labios me esforcé por hablar
fui como un silencio perfecto  
que vagó en la soledad de nuestros tiempos.

La muerte amaneció casi intacta
como un desamor que vive entre rumores,
a nadie le gusta adormecer a un ruego
y encontrarse llorando con el pecho abierto
muriendo por un amor enfermo.

Mi poema fue como una sonrisa en descubierto
como un verso desarmado
deshaciéndose en la fragancia de una boca vacía  
con el pasado alejándose, escondiéndose del tiempo.

Fui prisionero de mis yerros
cercado entre todos mis errores
como una mariposa sin alas al querer volar al cielo
con la oscuridad de una mirada vacía cayendo.

Con un pequeño sesgo como esperanza
y con la última luz prendida de un fuego
así es mi presagio inmóvil de un páramo sin sueños
como una paloma herida que se niega a morir.

Corté un par de rosas
con la esperanza de poder volver a verte,
te marchitaste antes
entre los colores pálidos de una flor de invierno.

Entre espinas de una ausencia
no te pude más escribir
entre mis poemas te lloré
con mis versos te imaginé de nuevo.

El mute
14/05/2018.


sábado, 12 de mayo de 2018

La giralda enamorada



Flor de mi juventud
soles brillantes en un jardín de otoño
vida que crece y se hace más fuerte
aromas de un perfume dulce en su deleite.

Aromas impregnados de color
en un crepúsculo azul y esplendoroso
que refrescan mi amor en un oleaje
de unos ojos relucientes que solo me miran.

El grillo redobla su canto
es como si quisiera ver llover agua de la roca
y el verdor de un desierto floreciera
multiplicándose en un cielo caudaloso y supremo.

La sonrisa tiene un dulzor
que los astros del cielo iluminan inmortales
es como si el agua del mar nunca se acabara
ante los eternos sauces de una orilla florida.

El elefante es sabio
recuerda siempre el lugar donde camino
cuando tan solo era muy pequeño
se acordará de ti y de tu amor verdadero.

Mi corazón fulgura en esta noche de mayo
hasta el viento quiso soñar en una noche de otoño
dulces ratoncitos que juegan sin preocupación
bajo un jardín en su laurel asoleado.

Yo mismo en mis versos de amor
deslumbre una pasión
que me hizo perder el miedo
hasta me hubiera atrevido a amarla.

Tu baile se llevó mis lágrimas
frutos maduros en los rosedales
el ave es fiel hasta que duran
los brotes frescos de un árbol.

Aunque tú no lo sepas es verdad
los sueños son una primavera pasada
en una tarde que se baña
con el ocaso de una juventud abandonada.  

El porvenir es una guirnalda enamorada
blancos rayos de luz
que el cielo usó para exaltarse
sabiendo que todavía te amo.

El mute
13/05/2018.