domingo, 8 de marzo de 2015

Del otro lado de la oscuridad.






Del otro lado de la oscuridad no puedo y no quiero disimular.
Te observo y te muestras muy diminuta.

Quisiera estar a unos pocos centímetros de tu presencia.
Pero nos depara un acantilado frío y testarudo.
Quisiera poder sujetar tu mano con mucha fuerza y caminar contigo sin tambalearnos por el sendero borroso de tus martirios.

Del otro lado de la oscuridad no debo y no quiero huir de tus palabras.
Aunque muchas veces no mides los dardos que me lanzas y envenenan mi presteza.  

Del otro lado de la oscuridad te estiro un lazo triple y frondoso.
Y lo jalo Temeroso por el miedo que lo vallas a querer cortar.

Del otro lado de la oscuridad me muestro optimista y te sonrío lo mejor que puedo.

Aveces nervioso por ese segundo inseguro que te ata y me entristece por lo que pueda pasar.

Del otro lado de la oscuridad se nunca  podré ver con tus ojos y sentir o respirar tus enojos.
Ni pelear tus propias batallas.
Las tendrás que ganar y con tus propias alas emprender tu propio vuelo.
Y estoy seguro que lo lograras.

Del otro lado de la oscuridad siempre estará mi ruego porque el creador del universo no te deje marchitar.

Del otro lado de la oscuridad veo tus intentos fallidos de olvidar.
Aquí estaré siempre de este lado esperándote, dispuesto a tu lado a luchar.

Poesía 
Miguel Adame Vazquez.
08/03/2015.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.