domingo, 20 de diciembre de 2015

Amando por ti.


Esta vez llenare de amor mis constelaciones.
No importara más ningún segundo oscuro.
La risa incalculable por su valor llenaran mis memorias e iluminarán mis ojos cansados.

Este día entregaré uno a uno un montón de abrazos guardados.
Y la palabra hermosa saldrá gloriosa de mis propios labios.

Esta noche disfrutare de una lluvia de estrellas.
Y dejaré que el rocío matinal acaricie mi rostro serio y testarudo.

Esta tarde llenare mis pulmones de aire limpio.
Entregaré mis plegarias al infinito.
Pidiendo por ti.
Amando por ti.
Porque tú también puedas amar y ser amado.

Este día la grandeza de las obras buenas estará en tu hogar bendito.

Toma mi mano y abrázame fuerte.
Que sentiré tus latidos al llenar mi gozo.

Esta vez mis recuerdos felices alimentarán cada una de mis propias letras.
No me resulta nada difícil verte a los ojos.
Sonreír de nuevo y correr jugueteando como un niño nuevo.
Solo tengo de dejarme amar y amar devuelvo.
Este día será así.
Porque yo lo decreto con fuego nuevo.
Yo lo quiero así.
Solo basta con quererlo.
Y sucederá en tu mañana, en tu propio horizonte bueno.


Poesía.
Miguel Adame Vazquez.
20/12/2015.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.