domingo, 1 de febrero de 2015

Un lindo recuerdo nunca se puede borrar.





Recuerdo muy bien aquella primera vez que te tuve a mi lado.
Los nervios no me dejaban hablar.

Muy torpemente mi corazón latía apresurado y mis ojos no te dejaban de mirar.

Recuerdo como para mí, tu voz fue  una melodía cuando te escuchaba hablar.

Nuestra historia conjunta empezaba el destino tejía un nuevo hogar.

Recuerdo mis manos sudaban.
Y mi sonrisa no dejaba nada a la duda o al azar.

Yo sabia muy bien lo que quería.
Y nada me podía parar.
Yo era muy obstinado, es un defecto que virtudes conquista al final.

Era el amor que muy fuerte latía y yo no lo podía controlar.

Recuerdo que no existían las razones que valieran tan solo un segundo para dejarte de amar.

Nunca olvidare ese primer beso.
Tu mano entrelazada a la mía al caminar.

Es el amarte lo que me mantiene latiendo.
Y lo que siempre me impulsa a nunca dejarme derrotar.
Es el amor el tesoro mas valioso que tengo y siempre será tuyo por el resto de los días que te pueda amar.

Poesía 
Miguel Adame Vázquez.
01/02/2015.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.