domingo, 23 de noviembre de 2014

Lucho por ti, mi México querido.





Me rehuso a admitir que son fugaces todos los sueños que me dan calor en esta vida.
Me rehuso a bajar la mirada de mi rostro y ya no sonreír.
Me rehuso a vivir de la nostalgia porque fue efímera en un sueño diminuto.

Mis sueños son eternamente gigantescos.
Como un mar inagotable en sus aguas azules.
Como un cielo que mis brazos nunca alcanzarán tal vez a tocar.
Como aquel sol que calienta en la mañana y derrite el frío que congela.

Me rehuso a dejar de sentir lo que palpita en lo más profundo de mis entrañas.

Me rehuso a dejar de disentir cada mañana.
Porque por ahora respiro liberad, lucha y trabajo a pesar de la envidia y el resentimiento de todos aquellos que no tienen sangre latina.

Lucharé por mí, por mis sueños rotos.
Por mi libertad de poder dejar mi huella indeleble en el tiempo.

Por no dejar de amar a mi manera.
Lucho por ti.
Mi tierra querida.

Poesía 
Miguel Adame Vazquez.
23/11/2014.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.