jueves, 21 de abril de 2016

Sobreviví.



Sobreviví.
Seguramente la memoria no alcanza a recordar aquel día donde la luz fue tenue y el aliento se acortó en un solo segundo.
No había esperanza ni ilusión de volver a respirar la inmensidad de un mundo que apenas a un par de ojos le alcanza a poder comprender.
Pero el corazón se aferró a luchar por latir y reír una vez más en esa corta vida que apenas brotaba.
Sobreviví.
Tal vez el holocausto de nuestros días tiene la memoria perdida.
Y no escucha a un interior que aconseja a los sueños partir.
Pero fue así como el pasado se volvió un pedazo de historia que se narra y se desoja con mucha satisfacción en mi.
Sobreviví.
La mente se aferra a las historias que considera dignas de vivir.

No niego que aveces son más aquellos que se deleitan por ver sufrir a los justos.
Siguen existiendo las sombras.
Y los fríos que arrebatan la gloria de ti.
Aveces esas penumbras son como una pesada losa que no te deja salir.
Y como un sueño que se interrumpe de noche , en lo más profundo no te deja existir.

No niego que aveces es el miedo un ladrón impecable que  te agota.
Pero reacciona , porque eres un ser dichoso por todos los tesoros inmateriales que poco a poco has sabido conservar.
Tesoros que no tiene precio por su invaluable  amor que no se vende y no se deja traicionar.

Sobreviví.
Porque siempre habrá alguien que será más tenaz que aquel que lo logra todo arrebatando lo que no le pertenece.
Sobreviví.
Porque siempre habrá una luz que no te dejará ahogarte en las sombras de un sueño que agita y que te quiere ver morir.

Voltea tu rostro y ve una a una sus imágenes.
Son muchas las manos que te abrazan con fuerza.
Como aquella vez en la que la memoria no te dejará mentir.

Poesía.
Miguel Adame Vazquez.
21/04/2016.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.