sábado, 29 de septiembre de 2018

Ahí estaremos



En un laberinto perdí el equilibrio
era el bullicio de un tumor que a mis ojos cegaron,
solo perdía la belleza de poder amar
en cada mañana con su luz cálida.

Frágil y espontánea es la línea del tiempo
que nos aleja de lo que verdaderamente amamos,
suspiros que caen con las hojas que anuncian el otoño  
de una oscuridad tan verdadera que el aliento colapsa.

Somos más que un espacio diminuto  
en un universo sin fin e inimaginable,
somos un deseo en una sonrisa débil
un abrir y cerrar de ojos en un resquicio pequeño.

Ternura que se fuga en el olvido
de esa fragilidad tan sutil que es la vida
cada vez que se hace un camino
y se aferra con todas sus fuerzas para poder vivirla.

Ahí,
ante ansiedades y falta de abrazos
vas como un lobo solitario
vagabundo de afectos.

Ciega y sorda no ves lo que amamos,
eres tú el amor verdadero,
solo falta que lo descubras
antes de que te falte el tiempo.

Montones somos como la arena del mar
los que te amamos con tanta fuerza y voluntad,
llegaremos mano a mano
a esa cima de la adversidad.

Y ahí,
desde las alturas,
voltearemos la vista hacia abajo
aprenderemos a nunca soltarnos.

Nunca más una vez más.

El mute
29/09/2018.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.

A todos nos pasa

Recuerdo remoto,  perdido los días antiguos pasan con la memoria, días de sombra. A todos nos pasa a todo nos lloran, ahora somos mayores  d...

Sígueme en Twitter

@adamemiguel

Contacto

correo: adame.vm@gmail.com