viernes, 26 de diciembre de 2014

Volver a amar.





Volver a amar.

Es una emoción intrépida que sacude el alma y te deja una sonrisa airada llena de reciprocidad.
Volver a amar.
Es como la caricia de la brisa del mar en tu rostro cuando lo miras una vez más.

Volver a amar.
Es como  el sonido de un caracol en tu oído.
El ladrido de tu perro cuando llegas al hogar.

Volver a amar.
Es sentarse en el porche y meditar.
Esperando que el calor de un atardecer te arrope y el frío te deje de molestar.

Volver a amar.
Es perdonarse de golpe.
Sin tantos reproches y pretextos y dejarse llevar.

Volver a amar.
Es sentir la caricia inocente de la mano de un hijo en tu rostro.
La sonrisa loca e incontrolable del fruto de tu vientre al hablar.

Volver a amar.
Es dejar que la noche pase y amanezca de nuevo el día y te veas en el espejo y digas lo puedo lograr.

Volver a amar.
Es perdonarse de lleno, porque tu nunca fuiste culpable de tanta maldad.

Volver a amar.
Es darse cuenta que tu corazón estalla incontrolable por tanto amor que quiere dar.

Volver a amar.
Es no pensar en el pasado como una gran barrera y dejarse amar.

Volver a amar.
Es solo darse cuenta, que nunca lo dejaste de sembrar.


Poesía.

Miguel Adame Vázquez.
26/12/2014.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.