sábado, 18 de julio de 2015

Hoy son como gritos.





Inmortales silencios que siempre acallaron las voces de su propia alma.
Hoy son como gritos que contuvieron su llanto en la nostalgia de un solo recuerdo.

Llueven copiosos en la clandestinidad de su vida inaudita y tenue sobre un montón de momentos inertes.

Tanto que el cielo no puede contener su propio llanto.
Y cae estruendoso a caudales en el firmamento ante el miedo de poder perderse.

El frío acaricia la rigidez de su sonrisa fingida.
Qué aveces no sé cuando es de bajada o de subida.

Han pasado ya un montón de minutos que se acumulan ordenadamente bajo un silencioso reloj de arena que cuenta con mucho sigilo los momentos maravillosos.
Desechando uno a uno aquellos eventos que robaron el habla y enmudecieron de un sorbo su propio suspiro.
Suspiro que alivia el dolor terrorífico de estar atado a alientos malditos.
Porque siempre supiste, el corazón te lo dijo.
Pero aún no  tenías las agallas para cortar las cadenas que te arrastraron a la calumnia del fuego que abraza las flores del jardín del mundo que aún queda soñando un despertar nuevo.

Llueven copiosos en la clandestinidad de su vida inaudita y tenue sobre un montón de momentos inertes.
El frío acaricia la rigidez de su sonrisa fingida.
Hoy son como gritos que ya no contuvieron su llanto en la nostalgia de un solo recuerdo.



Poesía 
Miguel Adame Vazquez.
18/07/2015.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.

El último secreto.

Basta con abrir el cajón de tus recuerdos para darte cuenta del desorden que ocasiona tú pasado en una culpa que se apega para b...

Etiquetas

Translate

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

VideoBar

Este contenido todavía no está preparado para las conexiones cifradas.

POÉMAME

http://poemame.com/user/MiguelAdame/history

Follow by Email

Sígueme en Twitter

@adamemiguel

Translate

Muchas gracias.

Queridos y apreciados lectores:

Solo tengo más que agradecimiento para cada uno de ustedes que se han tomado unos minutos de su valioso tiempo, para leer mis poemas.

Gracias al Internet, a la gran nube, he podido llegar relativamente a todos los rincones de la tierra, a toda hora y en todo momento solo con una conexión a Internet.

Me llena de satisfacción saber que muchos de ustedes son de países tan lejanos.

Espero poder seguir compartiendo en un futuro, más y más de mis poemas y tenga el honor de ser leído en su corazón.

Gracias eternas.

Su amigo.

Miguel Adame Vázquez.

Etiquetas

Número de visitas

Seguidores

Google+ Followers

Sígueme en facebook

https://www.facebook.com/poemasmigueladame/