jueves, 23 de julio de 2015

Déjame soñar

Toma mi ayer y déjame vivir en absoluta comunión con mi fuerza para no enloquecer.
Déjame llevar la melancolía platónica a otro lado como lo he hecho toda la vida.

Déjame soñar volar tan alto hasta alcanzar los sueños de aquellos sentimientos que respiramos y que exigen una respuesta al convertirse en pasión.

Toma mi espada y defiende mi desolación
del oasis desierto por la traición.

Deja que los duelos surgidos de guerras perdidas recojan sus propias cenizas que el tiempo dejó.

Deja que en sus propias mentiras se ahoguen sus egos.

Deja que el mundo gire y se revuelque en su propia desesperación de haberlo ganado todo.
No te afanes por imitar ese momento de satisfacción.

Siempre te tienes a ti.
Y si todo fallara, no te preocupes del todo.
Porque me tienes a mí.

Yo siempre me batiré estoico como un guerreo infinito que protege con toda su fuerza el escudo glorioso que dios me dio.

Toma mi mano y vence tus miedos.
Toma tu espada y construye el oasis que reverdece inmaculado por tu pasión.

Poesía.
Miguel Adame Vazquez.
22/07/2015.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.