sábado, 25 de julio de 2015

Siempre te tuve.





Siempre te tuve
Nunca te perdí 
Siempre me amaste.
Y mis ojos ciegos no consentí.

Y pertenecí perdido y viejo en el abismo del    No sentir.
Tus manos siempre me acariciaron.
Nunca pediste nada que no hubieras entregado antes.
Tu amor nunca dejo de latir.
Y tu unica abnegación era aferraste a un amor que mis labios pronunció.

Nunca te perdí.
Siempre me amaste.
Y mis ojos ciegos no consentí.

Solo añoro el tiempo justo para poder perpetuar mi conciencia hacia ti.
Y regresar los suspiros y el calor de tu voz.

Solo quiero poder darte un rincón del tiempo perdido.
Y encontrar la paz en tus ojos claros.

Poesía 

Miguel Adame Vazquez.
25/07/2015.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.

Tus secretos

Admiro tu lealtad adolorida no es violenta la voz que suplica un poco de pasión sin sollozos resulta ser tímida al ocultar los reproches...