martes, 13 de septiembre de 2016

Tú que todo lo puedes.






Como ignorar tu grandeza.

Pues eres el hacedor de todas las cosas.
Sobre un torrente de lluvia cristalina veo tu gran magnificencia.
Nada está delante de ti.
Porque tus juicios y tú gloria es suprema.
Soy ante tus ojos una minúscula partícula de polvo.
Más no pasas por alto mis pasos, como un padre amoroso te preocupas de los actos que me aquejan.
Me das fortaleza y sabiduría práctica y como una roca fuerte eres mi único refugio.

Mis enemigos caen fulminados ante tus pies.
Porque su maldad nunca podrá triunfar ante tu voluntad absoluta.

Solo te pido que nunca permitas que mi vista se nuble.
Y que mi corazón nunca deje de amar como tanto ama a los que me aman.

Como ignorar que tú puedes estar presente si así lo deseo.
Como ignorar la paz que me cubre en los momentos más difíciles de mi propia existencia.

Eres el creador del universo.
Tú todo lo puedes.
Más sin embargo no pasas por alto mi propia diminuta existencia.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez. 
13/09/2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.