lunes, 12 de agosto de 2019

La sonrisa de un idiota.



Todo el mundo te dice, sonríe,
ella llegó y me dijo;
¿porque siempre sonríes?
¿acaso eres idiota?

Y la sonrisa luminosa 
brillo por las calles 
como luciérnaga en el horizonte
y simplemente amó.

El silencio quebranta
a la soledad 
se le acaba las ganas de llorar, 
así que sonríe nada más.

Tal vez me cansé de llorar 
a todo pulmón, o nunca lloré
solo recuerdo que estaba 
en una caja de vidrio 
con muchas lámparas y luz.

Después fue una caja de zapatos
sin enfermeras 
con un gotero de leche 
con quien aprendí a sonreír.

El viento roza la pausa 
de una tarde que llueve
chubasco que dura 
lo que tiene que durar,
sin preguntas y muchas miradas 
que ahora sonríen.

Aprendí a buscar 
otros rostros que sonrieron 
que esquivaban las esquirlas 
de una metralla que derrama muerte
que estrangula a los cautivos 
de una sonrisa agónica.

Aprendí que lo imponderable tiene sonrisa 
que el insomnio se acaba 
cuando no tienes prisa de amanecer
y la memoria ríe en cada instante.

Juntando frases despobladas 
palabras áridas y pegajosas 
con el rostro tirante, 
con la exaltación de un secreto 
que se empeña en no reír.

Ahora sonrió 
aunque sea un idiota
iluminando los instantes perdidos 
sosteniendo poemas de amor
para que me preguntes porqué sonrío.

Él Mute 
13/08/2019.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.

Me infundiste amor

Me infundiste amor  seguiré amándote en silencio,  mientras descansa el vacío  ceñido a mis rencores te amaré. Claroscuros que cu...