lunes, 14 de marzo de 2016

El tren del pasado, ya partió de nuevo.



Llevas un lustro encadenado a los recuerdos del tiempo.
No puedes redimir tú solo el pasado.
Ese tren que partió se fue llevándose todas las cosas que alguna vez fueron.

Ya no estás ahí con la nostalgia pasajera de un suspiro que se agota.
Ahora es otro momento inaudito,único e irrepetible.
Y no debes permanecer inmóvil.
Ya has callado muchas letras que se esconden testarudas en el silencio de un no lo quiero.
Debes agitar los brazos y moverte fuertemente como si quisieras liberarte de algo que te sujeta.
Debes fijar la mirada en un horizonte que promete.
Es muy cierto que es un mundo que desconoces.
Y que la sorpresa a veces trae enmascarada en su senda la desdicha.
Vale la pena recorrer el riesgo de un río rápido e indolente.
Ya no vuelvas la mirada atrás.
Nunca alcanzará tu mano a aquellas cosas que quedaron en el camino.

Camina de frente aunque tus pies trastabillen en el intento.
No mires los senderos luminosos que no te llevarán a ningún lado.
Respira hondo hasta que tus pulmones revienten alegrías.
Y sonríe  seguro aunque el entorno grisáceo no conciba tu nula melancolía.

Llevas un lustro soñando y construyendo puentes que no usaras en tu vuelo.
Es mejor volar que permanecer quieto.
Libérate.
Después de todo.
Qué puedes perder.
Si el tren del pasado ya partió de nuevo.

Poesía.

Miguel Adame Vazquez.
14/03/2016.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.