lunes, 28 de marzo de 2016

Una eterna fragilidad.





Somos frágiles ante el dolor de otros.
Nos duele la esperanza que se marchita con la muerte.
No hay ninguna firmeza ante un corazón roto.
Ni razones que sostengan la quietud ante la tragedia.

Somos imágenes momentáneas ante un universo en constante movimiento.
Y solo un breve suspiro ante el propio tiempo.

Somos diminutos recuerdos que quieren transcender ante las incontables experiencias de lo que ya no existe más en el ahora.
Eso es lo que somos hoy en el momento.
Mañana seremos nostalgia.
Un suspiro robado a la respiración que se rehúsa marcharse.

En un futuro seremos pasado.
Un segundo inmediato que duele por la eterna fragilidad ante lo que se pierde de nuevo.
Historias que se escogen y se escriben vez tras vez en el firmamento.

Poesía.
Miguel Adame Vazquez.
28/03/2016.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.