martes, 23 de mayo de 2017

En veinte años mis días serán solo historia.


En veinte años me acordaré de ti.
Mi cabello será como la luz que se refleja en la nieve juguetona que se derrite con los primeros rayos de un sol imponente.
Mi voz ya no tendrá el mismo ímpetu inquieto que gozaba en los años mozos.
Mi rostro acaso será el reflejo de todos mis sueños cumplidos a través del paso del fugaz tiempo.

Yo te seguiré queriendo con la misma nostalgia y suspiro profundo como lo he hecho por todos estos años.
Tal como cuando teníamos veinte.
Los amigos del pasado sólo serán un recuerdo ausente.
Y en nuestro nido habrá ese espacio para las nuevas sonrisas que llegarán gozosas por el don de poder vivir.
Ya no habrá en nosotros un recuerdo nítido como de aquel manantial de agua cristalina que brotaba de las verdes praderas.

En veinte años mis días serán solo una historia.
El mundo que ahora vivo seguramente sólo será como una vuelta a la página.
No sé si en esa tierra futura podré volver a ver los colores que alimentan a mi gratitud por haber tenido el privilegio de haber nacido.
O solo será un recuerdo perdido de un mundo que tuvo que ser reconstruido por el veneno que se auto infirió.

En veinte años me acordaré de ti.
Tal vez mis días solo serán una historia pasada.
Pero estoy completamente seguro que todo habrá valido la pena.
Porque todos esos años los viví junto a ti.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
23/05/2017.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.