jueves, 21 de junio de 2018

El Escape



De ti mismo nunca escapas
precipicio herido y furioso
que se come el tiempo.


Caída fugitiva que se desangra
en un incierto silencio del pensamiento
muere el cotidiano ir de los colores ante la falta de brillo de tus ojos.


Pandilla de dolores efímeros
que penetran impolutos ante la invisible terquedad
de una indiferencia que errante ahora te tiene.


Ante un linaje tardío
que se avergüenza de sus campesinos pasos
vas por la tierra que llueve ante el rumor de una madrugada fría.


Huye del polvo que te ciega
de los rumores estériles
de una velada sin esperanza y lejana.


Te veo rodeado de miradas vacías
extasiado por un dios falso que no te escucha
eres un campo de cenizas que se lleva el viento.


En un llano suspendes la mirada
quieres dibujar en un tapiz tu sonrisa perdida,
a nadie engañas con tu nombre instantáneo de tanto mentir.


El silencio tiene una idea ausente
que ignora a tu piel morena,
has comenzado a envejecer con las horas como tus últimos harapos.


Contigo se flageló la luna
con la triste orquídea que secó tu camino,
nunca escaparás de ti mismo si no abandonas la inutilidad de mentir.

El mute.

21/09/2018

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.

Duele

Duele decir que no duele duele la pobreza duelen las ausencias duele el rencor sin respuestas. Duele el aire que respiro si...