sábado, 9 de agosto de 2014

Ámate



Detén tu tristeza 
No dejes sufrir a tu alma con un recuerdo tortuoso.
Que la noche no se convierta en un velo eterno.
Deja que los recuerdos se conviertan en polvo.
Que el viento acaricie tu rostro
Y la luz del brillo de tus ojos llene tu rostro de ilusión.

Deja que tu sonrisa se contagie de esperanza  y esa alegría  sea el estandarte de tu corazón.

Ámate intensamente, como lo hiciste al principio de tus días y te aferraste al amor de vivir.

Tus pasos pueden ser firmes.
Absolutos y tangibles.
No tienes porque caminar sólo y frío.

Déjate arropar con el calor de los corazones que te aman.

Somos muchos los que al ver tus ojos te amamos y decretamos valor.



Poesía 
Miguel Adame Vazquez.

09/08/2014.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.