miércoles, 17 de junio de 2015

El año que cambio nuestras vidas tiene un aroma marchito.

El año que cambio nuestras vidas tiene un aroma marchito.



El año que cambio nuestras vidas tiene un aroma marchito.
Lo recuerdo porque se fuga de las memorias inéditas bajo la sombra de la desgracia que desfila de noche todo su tiempo.

Sobre sus ecos se palpan las palabras que mueren despacio.
Ya nada las cubre de los rayos de la desesperanza que se vence in mesurada a la primera idea de un movimiento.

Sobre un montón de momentos que tiemblan por sus propios recuerdos.
Vas recordando los buenos tiempos, aquellos segundos por los cuales ya no te estas mintiendo.

El año que cambio nuestras vidas tiene un aroma marchito.
Respira profundo y serénate.
Ya no absorbas todo lo que te entrega el destino.
Este baila contento sin importarle un comino tus tristes pensamientos.

Desafía con desenfado y desdén los caprichos trazados al vuelo.
No te menosprecies e imagina que lo estas haciendo de nuevo.

Poesía 
Miguel Adame Vazquez
18/06/2015.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.