jueves, 20 de agosto de 2015

Amiga cósmica.





Seres cósmicos que impregnan de humanidad mis fuerzas.
Son como cenizas de una estrella que ilumina un cielo oscuro y profano.
Que nos ayudan a visualizar que el universo se mueve constantemente.
Y que estamos ahí.
Insertes.
Cual motita de polvo intrascendente.
Incauta y solitaria.
Pero no para unos ojos que todo lo ven.
Qué todo lo escucha.
Que todo lo entiende.

Ángel de luz que protege mis sombras.
Enseñanza pura y racional, llena de cordura madura.
Poder que protege y trasforma.
Inminente sinergia que llega cuando más lo necesita la vida para seguir latiendo y respirando.

Motín galáctico de millones de partículas inconsecuentes y bellas que me entregan en un acto de misericordia y bondad su resplandecer  inaudito y creyente. 

Así eres para un camino que traza su ruta.
Inmediata.
Sagaz respuesta que no deja nada a la vanidad y la zozobra.
Potente tempestad que cruje en sus entrañas y que a gritos brinda su círculo virtuoso.
Eres la respuesta inmediata.
Mensajero que entrega paz y calma.
Cúmulo de verdades que derrotan la mentira.
La sátira ingobernable de la desdicha que trae dolor y calumnias es derrotada por tu magia de códices y decretos.

Seres cósmicos que impregnan de humanidad mis fuerzas.
Respuesta inmediata a mis plegarias impronunciables.
Eso es lo que eres.
Ángel cósmico.

Poesía 

Miguel Adame Vazquez.
20/08/2015.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.