lunes, 10 de agosto de 2015

He aprendido



He aprendido de la incertidumbre marchita que el riesgo de perder es algo relativo.


Porque mientras se luche por rebelarse  a la adversidad que abraza y envuelve como un ciclón o remolino.
Habrá un mundo que crece y una flor que lucha por fortalecerse.

He aprendido que no puedo cambiar muchas cosas que suceden.
Y que aveces en el abandono se encuentra la serenidad que se había perdido.

He aprendido el secreto de superar el sufrimiento sin miedo.
Porque el miedo es una oscuridad inaudita y blasfema.
He aprendido que golpe a golpe de cincel se van haciendo trizas las tristezas y fracasos.
Y que aveces es necesario llevarse a martillazos el propio sentido que consume con mucho sufrimiento.

Hoy desafío la moneda que me marca al des abasto del propio crecimiento.
Y que me impide gobernarme a mi mismo.

Hoy me levanto y lucho con el poder de la fragilidad acuestas.
Sabiendo que yo soy el gran arquitecto de mis alegrías y tristezas.

He aprendido que es la hora de la voluntad, la fuerza y las creencias.
He decidido afrontar las actitudes que difieren a un cautiverio.
Soy voluntarioso por el esfuerzo supremo de hacer lo que quiero.
Y me siento libre por el mismo puro esfuerzo.

He aprendido que no puedo cambiar muchas cosas que suceden.
Hoy me levanto y lucho con el poder de la fragilidad acuestas.
Sabiendo que yo soy el gran arquitecto de mis alegrías y tristezas.

Poesía 

Miguel Adame Vázquez.
10/08/2015.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.