lunes, 3 de agosto de 2015

Hispano y alegre.



Sobre un profundo surco de tierra hendida por el destierro voy sembrando amor en la inmensidad cósmica que me vio crecer.
En un equilibrio único y sereno me salvo con la sutileza de un lenguaje que no es profano.

Llego aquí después sin  errar en mis caminos nunca a destiempo.
En un mundo paralelo hábito donde mi voz es extrajera.
En donde mis palabras y sus silencios son de un mismo cuerpo.
Mi esencia iba a otro mundo y llegó aquí de súbito como en cualquier momento.
Antes o después, no lo sé.
Pero en su tiempo.

Hispano y alegre.
Así es mi alma que ya no es extranjera.
Soy un roble de raíces profundas y manantiales de  azul cielo.

Mi sangre recorre serena todos sus caminos.
Porque mis pulmones respiran al propio cielo.
Hispano y alegre.
Surcando la vida bajo los matorrales de los sueños que entregan a la lluvia su lindo recuerdo. 

Poesía
Miguel Adame Vázquez
16/07/2015.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.

El cuerpo lleva la cuenta

El cuerpo lleva la cuenta juntando emociones para existir, me niego a sufrir ante un baúl de recuerdos nunca se aleja la guerra de ...