lunes, 8 de agosto de 2016

Sé fuerte.



Sé fuerte, esencia de mis suspiros.
No dejes que te derroten las sombras que siempre acechan.
A veces  la incertidumbre de un mañana incierto impide cerrar los ojos y soñar de nuevo.

Sé fuerte, amor mío, sin fingir que el corazón no duele.
No ocultes tu silueta al propio tiempo, porque hasta el roble más grande se mueve con la furia del huracán que no perdona.

Sé fuerte, cariño mío.
Que nunca has estado sola y nunca te faltará la garra de amor que te protege.

Sé integra como la neblina que aparece de súbito cuando quiere.
Porque siempre tendrás la otra mano que te sostiene a ti misma.

Nunca olvides que eres guerrera de tierra caliente.
Tu propia sangre es una estirpe de amor que siempre gana.
Son incontables las almas gemelas que acompañan esa mirada fija de tus lindos ojos.

No lograrán la derrota aquellos que como fantasmas acechan tus memorias.

Quisieran ver tu sufrir y levantar los pedazos de cada parte de tú historia.
Pero no conseguirán batir sus espadas en tu escudo fuerte.

Quisieran ver tus cenizas y esparcir con el viento tus recuerdos.
Pero no tendrán la oportunidad de ver tus pensamientos fugándose, hasta convertirse en más que un solo delirio.

Nunca serás una historia que la anécdota cuente.
Porque tu trazo es fuerte y con ímpetu mantienes los caminos seguros.

Así nos enseñaron a proteger con astucia cada palabra que aumenta los deseos.
Nunca abandones la sabiduría de poder amar.
Así seguirás construyendo la esperanza que crece con la fe del que todo su amor da.

4 comentarios:

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.