domingo, 13 de agosto de 2017

Mis mejores otoños están por venir



Un destello de luz se asoma tímidamente 
por mi memoria apresurada,
por esa mirada que se incursiona 
por la ventana de mis ilusiones 
buscando a la luna y su esplendor.

Sé que está todavía allí,
reservando a mis mejores otoños por venir,
reposando a los días que pasan como apresurados 
porque simplemente ahora la mirada es más cautelosa,
ya no se extravía a la primera silueta escondida 
de mi retórica por querer mucho vivir.

A estas alturas de mi vida he perdido el interés 
por el halago que no es sincero,
me he alejado de aquella amistad convenenciera 
por su gran ego de superficialidad.

En el pasado muchas veces me quisieron 
robar la alegría, esa que se destella 
y se contagia a la primera sonrisa,
quisieron amargar a mis intentos 
por imitar a aquel que en el pasado 
me enseñó todo con su ejemplo 
y que ya no está para cuidar mi andar.

Como un cobarde muchas noches incontables 
fui un barco de papel a la deriva, 
extraviado en un mar de noche 
en la oscuridad de un infinito frío 
sobreviví en su inquietante profundidad.

Aqui estoy, sigo pregonando mis incontables alegrías nunca me perdí extraviado 
en los sin sentidos de la vida,
queriendo agradar solo a los resentidos,
a esos que aman a la única maldad.

En la historia de mi vida 
yo he sido mi rescate, en esa soledad de mi compañía,
que me ayudó a descubrir alegremente 
que los gatos prefieren mi presencia 
para acurrucarse en mi seguridad.

Nunca tendrán precio los desvelos 
que a veces son más que necesarios, 
para recuperar a esos días 
que necesito para descansar soñando.

Ahora nadie me dirá lo que tengo que escribir 
en las hojas de mi vida, 
nunca volverán a ser solo simples palabras vacías 
de una poesía trasnochada y rota.

Ahora solo me duele saber 
que poco a poco se están muriendo 
todos aquellos que marcaron mi vida.

El mundo se está quedando solo 
siento mucha tristeza saber que nada volverá
a ser otra vez igual sin ellos.

Mis mejores otoños están por venir,
los espero reposando a todos los días 
que aún quedan para poder escribir 
con ese destello de luz que se asoma 
tímidamente en un nuevo día por mi ventana.

La luna se fue con esa luz que alumbra 
a la oscuridad impidiéndole salir una vez más. 

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
13/08/2017.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.

En mil pedazos de un olvido

Lo han destrozado la luna bajo la sombra es testigo se esconde en la penumbra enmudecido por el ruido de la lluvia bajo su som...