miércoles, 4 de octubre de 2017

Otoño




Pronto se terminarán las flores frescas
el otoño acaricia el rosal marchito
que se pudre con los fríos
que ya no son tan fortuitos
como cuando reinaba un alba quieta.

Pronto dejarás invadir tus sonrisas
con el ocre color de tus miradas
y ya nadie llorará tu partida
no en mi país en donde da lo mismo
que llegue el otoño con su alfombra
de hojas secas que van alimentando
los lamentos de un mal porvenir.

Pronto se pintarán las miradas con un aire solemne
en donde el bambú solo se esfuerza
por llegar lo más cerca del cielo
no le importa ahogar en su camino
a las nochebuenas que buscan desesperadas
los últimos rayos de sol.

Pronto caerán sobre tus hombros
los rumores que tambalean a los abrazos
seis que te sostienen con los ríos
y sin las escandalosas tormentas  
que se ufanan por llevarse todas las penas.

Llega el otoño con su canto de hambre
y al poeta ya no le importa
que nadie quiera descifrar sus poemas.

Pronto la memoria será un recuerdo inconsciente
un olvido que insiste en ese pasado que fue feliz
con el solo deseo de tenerte.

Pronto el alba envejecerá con el capullo
que se apura en esconderse.

Pronto el otoño cerrará la ventana de los sueños
y las hojas de los árboles se pudrirán
por el exceso de las flores secas
que solo callan en un silencio insuficiente
de un país en donde nada importa,
No importa que llegue el otoño
ya su mundo es un otoño gris.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
05/10/2017



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.

Soñar con amar

Fuiste un tesoro diligencia necia y errada laberinto sin miedo intrincada víctima de la ignorancia pagana. Enloqueciste mal...