martes, 17 de octubre de 2017

Sobreviví



Sobreviví a cada una de esas bocanadas de estrofas
que se esculpen sin ninguna prisa por mis manos inquietas de dolor,
nunca he sabido ignorar a la huida de mis deseos
con ese sabor de ignorancia que se arrebata en mis
adentros por salir al exterior.

Nunca aprendí a voltear el rostro a un costado
como si no pasara nada cada vez
que alguien quería cambiarme sus sentimientos
por unas cuantas palabras mías
que complaciera a una historia
que vez tras vez se repite al escribir.

Mis pies siguieron abriendo soberbios
los surcos descalzos de tus amores y desdichas
queriendo sembrar semillas de un texto
lindo y musical sin desdichas
solo sufrieron un montón de sentimientos
agazapados queriéndose abandonar en las palabras
de un campo lleno de infertilidad.

No recuerdo cuándo fue la última vez
que maldije a todas mis poesías,
a esas letras mías que fueron piadosamente partiendo
ahora solo revelan el contorno de tus ojos
esos a los cuales ya no tengo permiso de verlos directamente con mis verso rebeldes.

Hoy serás una estampa nítida de mi último recuerdo
de ese que fue rehén de mis silencios
que siguió sobreviviendo a mis propios poemas
esos que se revuelcan en la ira huérfana
de un amor correspondido.

Solo me quedan las ganas de pensar un montón
de desventuras deslucidas por la falta de una mirada 
que ilusionada sangra desdichas
que solo saben acumularse hábilmente
hasta que ya no se pueden beber
en un solo sorbo de dolor.

Sobrevivimos a nuestros poemas
que no son solo sueños nuestros,
somos más que una quimera parlanchina
que narra desventuras y amores rotos
que de igual forma a ser ajenos nos duelen
cada vez que les prestamos nuestra voz.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
17/10/2017.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.

Después de todo.

Como en un duelo mortal por el cansancio en un profundo sueño de mentiras así en vano es la agonía entre un desierto cubierto de rec...