sábado, 3 de febrero de 2018

Ahí nos quedaremos



Quisiera detenerte
pero caes como agua de lluvia de verano
en un instante enegrece la nube
abrazando al instante que nadie lo detiene.

Quisiera ser ese silencio prisionero
de las letras ciertas de un pedazo de fuego
sueño fragmentos de todos
liberando miradas feroces que te persiguen.

Quisiera poder curar a tu herida
con un puñado de rosas silvestres
que floten alegres ante una impaciencia
que te consume hasta doblar la cabeza.

Quisiera poder liberar tus pensamientos cautivos
de esa pregunta ciega que anida en la tumba
cada vez que te acercas a una segura caída
en la tumba infinita de una gloria que no quiso ser.

Pasamos más allá del comienzo
de una puesta de sol
que nunca marchita
ahí nos quedaremos sólo queriendo ser.


Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
El mute.

04/02/2018.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.

Después de todo.

Como en un duelo mortal por el cansancio en un profundo sueño de mentiras así en vano es la agonía entre un desierto cubierto de rec...