lunes, 26 de febrero de 2018

Aprendimos muy bien a mentir




Duerme el desdén entre sus sombras
donde la melancolía se esparce
creciendo con la noche y su ausencia marchita
ante el deseo que deslumbra en la memoria.

Sombría bruma que oscurece mis sentidos
envidiando al derecho de amanecer amado,
aprendí muy bien el lenguaje en cada palabra
aún la hablo con el coraje fuerte de un amor imperfecto.

Con el tiempo han apagando el fuego de una fiebre huérfana
arrepintiéndose de sus recuerdos
con la mirada triste en su desierto
con el silencio fuerte en su desprecio.

Sigo adelante avanzando con fuerza
a pesar de conocer a mucha gente que se muere por dentro
cayendo como hojas secas con el viento
con sus corazones que lloran fúnebres en su tragedia.

Olvidaron las palabras con sentido
confundiendo su derecho a ser libres
ya no saben reír como en otros tiempos

en este tiempo hemos aprendido muy bien a mentir.


Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
“El Mute”
26/02/2018.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.

Erase una vez un hombre que con Amor nunca olvida.

Erase una vez un hombre era callado, solo sonreía, aunque el martirio en su interior fuese un grito en agonía. En este mundo nadi...