viernes, 9 de febrero de 2018

El mejor poema de mi vida.



El mejor poema de mi vida
no son las palabras sobre escombros
en puentes rotos
sobre parajes oscuros que no llevan a nada.

Dentro de mí las sílabas sobran
con un lenguaje con sentido
sobre una imagen momentánea
que hierve con el tiempo deseoso de salir.

Murmullos suaves que devoran hablando
cada vez que se leen los pensamientos
enredados en el deseo de ver una estrella
que se mira de lejos.

No iré a ninguna parte sin la luna
que ilumina con un alfabeto sabio
que me enseña a hablar conmigo mismo
atenuando el silencio que se adueña del último verso.

Mi abuelo era dueño del verso parlante
de un soneto que se canta con el viento
alegre y fresco como la sonrisa sincera
que se otorga sin el mínimo esfuerzo.

Yo juré ser un racimo de rosas
que nunca se marchita con las tentaciones
de unas sílabas olvidadas por la memoria,
palabras mayores que morirán conmigo al final.

El mejor poema de mi vida
no lo he escrito todavía
vive conmigo en los días ausentes
de los retratos que se guardan para sentir.

Libro abierto,
tiempo de siempre,
verbo secreto a voces,
palabras indecisas de un sustantivo que no habla.

Cuento de once sílabas
que nunca van a ninguna parte
sueño que me persigue sin sentirlo
aire que disipa a las voces tímidas del arte.

El universo habla solo
entre las nubes llenas de imágenes libres
de un sendero lleno de simetrías
que no se nombran desde antes.

El mejor poema de mi vida eres tú.

Poesía
Miguel Adame Vázquez.
10/02/2018.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.

Erase una vez un hombre que con Amor nunca olvida.

Erase una vez un hombre era callado, solo sonreía, aunque el martirio en su interior fuese un grito en agonía. En este mundo nadi...