sábado, 19 de mayo de 2018

Esperanza


No quiero guardar silencio y meterlo
en un pequeño cajón de un librero
quiero gritar y anticiparme a la luz que se revela.

Mis manos protestan y escriben
son testarudas y necias
son mi boca repudia la dictadura vil del propio odio.

Las cicatrices sanan poco a poco
desde aquella última vez que sangraron
ellos sembrando sus ideas en mis oídos
ellos son sordos a su voz que aniquila el amor.

La esperanza es un tizoncito que protejo con ternura
no quiero que se apague su llama
le soplo despacio, pensando
organizando mis ideas  
todas ellas quieren vivir en la congruencia
de un pensamiento abstracto.

Para no volverme un loco de atar
me acciono
relevantes son las cosas que me importan
mi familia.
Mi poesía que transforma
son palabras vivas que no se mueren  
con la resequedad del odio.

Grito, lloro, espero, canto
todo eso que me estorba
lo saco y hecho en un saco roto que vuelvo a remendar.

Nunca riegues al rencor con un olvido
lo esencial de la vida es esperanza
el dolor es pasajero con un amor que perdura.

No quiero ser una réplica perdida
de aquellos que no alcanzaron su tiempo
recordé un verso olvidado.
Era frágil en el desamparo sombrío
lo ame y lo volví a soltar al viento
regresará, estoy seguro de ello.

Le di de comer un poco de ocaso
es brillo en el espacio, es bueno
los sueños en una noche desgastada
hacen ver a unos ojos ciegos
nada detiene a un silencio con voz.

Miguel Adame
19/05/2018. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.

En un cielo anaranjado

Te soñé navegando en las aguas del olvido ¿Como son?, me preguntaste, son inmensas tan azules que se pierden en un efímero respiro. ...