sábado, 5 de mayo de 2018

Rumbos heridos

Rumbos heridos
que se desaniman unos a otros
en un infinito que nunca se olvida
con el silencio tatuado en la memoria vana.

Intento comprender el vacío
de tenerlo todo y no sentir amor por nada
derrumbando recuerdos
de un pasado que no se olvida del todo.

Las miradas suspiran sin lágrimas
tienen rota la letra de los versos,
pasan los días y a nadie ni a nada le entiendo
es como si hablaran lenguajes diferentes en una voz apagada.

Palabras que se hunden como piedras
en el fondo de un mar sin sabiduría
que ignoran las grietas de las ideas
como líneas torcidas de un pensamiento olvidado.

Como el caos que es un dolor en el vientre
en donde las edades difusas
entre los intentos de entenderlo todo
solo dejan el delirio de un mundo loco.

Difícil es quedarse ahí
como si no pasara nada
cuando sabemos que siempre pasa todo
y disimulamos no disfrutarlo tan siquiera un poco.

Sencillo es vivir
y dejarse navegar entre el torrente
que resbala por las piedras verdes
de una humedad de la vida que nutre a tu boca con amor.

Solo necesitamos caminar más despacio
para llegar temprano a todo
y tomarse cada segundo del tiempo que pasa
como si fuera un momento único que nunca se repite.

Amar es sencillo
solo basta con hablar con cariño
sin la vergüenza de tomarse la mano
sentir lo hermoso que es sonreír por ningún precio hacia otros.

Miguel Adame Vázquez.

05/05/2018.

 






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.

Duele

Duele decir que no duele duele la pobreza duelen las ausencias duele el rencor sin respuestas. Duele el aire que respiro si...