domingo, 6 de mayo de 2018

La jaula del poeta.



Una mañana de mayo
donde la lluvia refresca el ocaso
y la serena sonrisa de un amor suave
se abre el corazón a la tarde.

En su cielo un majestuoso momento brilla
son sus ojos alegres
bajo una estrella que canta,
no te preocupes por nada bajo su tierna mirada.

Hoy vi volar golondrinas bajo mi ventana
buscan inquietas un rincón perfecto
para construir su nido de lodo
y poder cantar para siempre su melodía amada.

No me abandones en la jaula del poeta
en las preguntas de tus labios
quiero encontrar las hojas del durazno
que cayeron al suelo con la lluvia del verano.

Entre la tierra mojada espero tu amor
antes de volver a partir más allá de los manzanos dulces
que alegran mi vida
como esa última poesía de luz que me amanece.

Miguel Adame

07/05/2018.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.

Después de todo.

Como en un duelo mortal por el cansancio en un profundo sueño de mentiras así en vano es la agonía entre un desierto cubierto de rec...