domingo, 20 de julio de 2014

Al ser que más he amado.



Mis ojos te ven orgullosos.
No me cabe en el corazón el regocijo y el gozo que siento por verte crecer.

Fue simplemente ayer cuando un un pequeñito ser se arrullaba en mi hombro y sólo yo lo necesitaba proteger.

Recuerdo tu latir, tu llanto incrédulo 
Tu respiración al dormir.

Tu has sido la mayor bendición que la vida me ha otorgado.
Y con eso me quedo.
Agradezco al universo por el don de amar que contigo me creo.

No tengo que repetir cuento te amo.
Solo sentir que naciste del amor de dos seres que se han amado intensamente en el pasado y que lo vuelven a hacer al verte crecer.

Tu me has regalado muchísimas alegrías, más de las que mi corazón puede retener.
Ahora te veo por la vida caminando, creciendo y creando.

Ayer te vi.
Ya eres toda una mujer que va tras sus propios sueños 
Que invita a los demás a latir he ir por sus propios sueños.

Que no titubea al sonreír al expresar sus molestias y sus mayores agrados.

Querida hija, soy un soñador.
Aprendí a soñar desde la primera vez que te tuve en mis brazos.

Hoy te veo a los ojos y vuelvo a soñar porque tienes los ojos de tu madre al volar.

Suspiro  por lo que que eres y por lo que serás.
Y estoy seguro que lo lograrás.
Amarás a los otros tanto como yo te he amado.


Poesía 
Miguel Adame Vázquez.
29:07/2914.

Al ser que más he amado.
A mi hija.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.