sábado, 12 de julio de 2014

Sigo amando.


Cuando yo te ame, convertí el manto azul del cielo en una alfombra inmensa con estrellas.

Cuando yo te vi, no fue un amor inmediato el que vivió en mi corazón.
Necesite de ti para llenarme de sonrisas y recuerdos gratos, suficientemente fuertes para llevarte a todos lados.

Cuando yo te ame, alimentamos el amor día a día, siempre fue paso a paso.
Pero algo ocurrió cuando la magia se apagó y el eco del reloj ya no sonó más despacio.

Se apagó la llama del encanto.
Sólo quedan ahí las cenizas de un hermoso pasado.

Seguiré soplando la braza de tu amor hasta qué el fuego de ti vuelva a consumir el rencor que está a tu lado.

Y vuelva a renacer la alegría de ti que que se fue hace muchos años.

Tal vez he sido yo, quien hace mucho tiempo ya partió aunque  permanezca a tu lado.

Nunca he podido penetrar la coraza del dolor que te hace inalcanzable a los ruegos de mi voz.

Una voz que implora a gritos su sentir y que sólo yo he escuchado.

Una vez ya te ame.
Nunca he perdido el don.
Porque te sigo amando.

Poesía 
Miguel Adame Vazquez.

13/07/2014.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.