sábado, 12 de julio de 2014

Ángel o demonio.

Odio o amor.
¿Que soy para unos ojos que vacilan decidir un derrotero?
Odio.
El universo me observa a lo lejos.
Es muy diminuto el momento que me toca por vivir que la duda me trasforma.
Me envuelvo en la zozobra del odio al no saber lo que ganaré en la esencia de toda una vida.

Amor y odio.
¿Que soy para quien quiere trazar una ruta de esperanza?
¿Seré el cariño que trata de reconciliarse con un suspiro por un mejor mañana?

Amor.

Es el amor quien me hará mover las piernas hacia una voz que clama justicia.
Es el amor quien me abrirá los brazos a un sentimiento que te extraña.
Es el amor quien me dará esa sensación de ternura y salvación a lo que me resta de mis días.
Nace con amor porque el amor te hará libre del silencio que a todo teme.
No renuncies a intentar sonreír una vez más cada mañana.

Odio.
Un sentir oscuro que invade a el corazón.
No dejes que el eco de las palabras huecas llene los sentidos del rencor.
El rencor y la desesperanza solo te harán sentir el abandono.
Un abandono que siempre será tu responsabilidad.
En donde el egoísmo será quien se apodere de tu círculo virtuoso.
Hasta que la mente divague y quede ciega y el corazón se rompa por un pensamiento que traiciona a un hogar sincero.

Odio o amor, angel o demonio.
¿Que soy para unos ojos que vacilan decidir un derrotero?

Poesía 
Miguel Adame Vazquez.
12/07/2014.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.