sábado, 12 de julio de 2014

Ayúdame a soñar de nuevo.


En un laberinto oscuro y frío caminabas solitario.
Tu alma no encontraba una salida de un mundo conducido a un precipicio infinito.

Tus pensamientos navegaban sobre un río residual de recuerdos rotos.

Tu barcaza encallo sobre los riscos del dolor y el sufrimiento.
Y el viento sopló con mucha fuerza y tu derrotero cambio. 

La luz brilló sobre un camino incierto y lleno de obstáculos y traiciones.

Pudiste romper las cadenas que te ataban .
Pudiste volar y descubrir el motor de tu verdadero temperamento.

El amor nació en ti con mucha esperanza. 
Y como una locomotora huiste de las vías del dolor y del desasosiego.

Empezaste a vivir y a latir de nuevo, dibujando salidas y caminos nuevos.

Aun el pasado te asecha como una presa fácil.
Pero has aprendido a amar al mirar al cielo y rogar para ti buenos tiempos.
Ya no derramas lágrimas y lamentos al suelo.
Porque sobre una base del perdón tu rostro se llena de un azul intenso.

Dibujaste un te quiero con las líneas de un interés que por otros ya no es pasajero.

Hoy construyes un futuro promisorio.
La cosecha espera, la has sembrado en muchos campos.
La esperanza se muestra impaciente porque quiere volver a verte caminar y sonreír.
Y se que lo harás de nuevo.

Dibujas trazando tu propio historia.
Bajo un inmenso corazón con pluma suave linearas tus senderos.

Ayúdame a soñar de nuevo.

Poesía 
Miguel Adame Vazquez.
13/07/2014.

A mi amigo Iván, compañero de sueños.







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.