jueves, 27 de octubre de 2016

Después de la oscuridad, nace la luz.



Después de la oscuridad, nace la luz.
Aunque parezca ironía el desasosiego.
Porque es en las sombras donde se oculta el murmullo.
Y es en el egocentrismo blasfemo e impuro donde crece impune como un manojo de mala yerba, devorándolo todo.

Pero es ahí donde también donde después crece la esperanza sublime.
Porque nunca podrán terminar con todo lo que ha crecido en su tiempo.
Siempre sobrevive una poesía que no es cautiva.
Un pequeño retoño como ruego sublime.
Un abrazo que es solidario y fiel a la memoria que es buena.

Nunca será la oscuridad tan cegadora, que no te permita ver la luz al final del camino.
Porque nunca podrán arrebatar tú esencia.

Esa fragancia de aromas de sueños que siempre es una ilusión cautelosa.
Como lo es una hermosa mañana después de que huye la oscuridad.
Porque después de un reinado profundo que ata, nace la luz.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
28/10/2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.