martes, 11 de octubre de 2016

A mí amada compañera de viaje.









Con los años que nos quedan.

Juntaré un aroma de rosas.
Y de las sombras que hemos vencido, te construiré una inmensa montaña.
En ella a lo lejos, todos verán un jardín grandioso de girasoles.
Y más a lo lejos, una pequeña cabaña, escondida con su gran chimenea.
Ahí estaremos juntos para siempre, intocables de las pesadillas que aveces asechan.

Con los años que nos quedan.
Seguiré contemplando con pasión nuestra vida juntos, porque nuestro amor no tiene un destino.
Es como una historia escrita de deseos y fantasías realizadas.
En donde tú cuidas mis pasos y yo sostengo los tuyos.
Ese fue nuestro primer compromiso.
Y lo veo realizarse con un solo testigo.
Esa cuerda triple no la destruirá ningún hombre.
Solo el tiempo y él apagador de suspiros.

Con los años que nos quedan.
Será mi corazón quien con sus fuertes latidos
seguira construyendo un mundo de eternas emociones.
Emociones que juntos alimentan lo que hemos querido.

Con los años que nos quedan.
Seguirán siendo muchas las noches en las cuales mi sombra será tu refugio.
Nunca me cansaré de cuidar tus sueños con mucho amor y cariño de ese ladrón que en la ausencia roba los más sublimes latidos.

Con los años que nos quedan.
Tus años seguirán estando seguros, porque cada estrofa que sueño, está atada a mis sentimientos.

Con los años que nos quedan.
No existe para mí ningún reproche.
Solo le debo a la vida el precio por amor que tú me has dado sin llevar cuenta alguna.

Con los años que nos quedan.
Cada estrofa que escribo.
Cada verso que sueño.
Cada palabra que mi mente divaga.
Seguirá siendo como un caudal imparable que nunca se agota.
Porque tú eres mi fuente que siempre renace.
Mi manantial de aguas fuertes y cristalinas en todas mis mañanas.

Con los años que nos quedan.
Seguiras siendo mi inspiración que nunca se termina y que por ti en pretexto se desvela.

Con los años que nos quedan.
Seguirás siendo mi razón perfecta para acompañar a la noche y a la luna en sus frías travesías nocturnas.
Y en ellas, juntare un aroma de rosas con los años que aún nos quedan por vivir.

Poesía.

Miguel Adame Vázquez.
12/10/2016.

A mí amada compañera de viaje por los 24 años juntos.



  

2 comentarios:

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.