viernes, 24 de febrero de 2017

Aún en el silencio nos podemos escuchar.






El viejo reloj de cuerda en la pared nunca detendrá el conteo del tiempo.
A nadie engaño con esa historia de escribir mi propio cuento.
No lo haré con seguir cada día solo una rutina perfecta.
Nunca lograré superar a mi propia luz con la llegada de la noche y la luna trascenderá con su propio brillo.
Solo atinaré a correr hasta el mismísimo cansancio para poder entonces abrazarlo y despertar con ese ímpetu vacío de la vida.
Hasta que no pueda nuevamente olvidar que un momento puedo ser sincero.
Porque aún en el silencio más absurdo puedo escuchar y apaciguar a la noche con un instante supremo.
Aún prefiero seguir prohibiéndome el miedo de una memoria que nunca olvida. 
Y seguir con aquellos recuerdos que andan sin poder evadirlos porque son secretos tristes. 
Son momentos que quizás nunca volverán.
Y eso me duele porque quisiera despertar y escucharlos de nuevo.

Aún en el silencio nos podemos escuchar.

Poesía 
Miguel Adame Vazquez 
25/02/2017

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.

Duele

Duele decir que no duele duele la pobreza duelen las ausencias duele el rencor sin respuestas. Duele el aire que respiro si...