domingo, 12 de febrero de 2017

La última retaguardia del sol.


Como el último consuelo de mis más temidos miedos.
Van paralelos en un universo que cubre a todas aquellas grandes alegrías que he vivido.

Así son ellos, espejos gigantes de mis pensamientos.
Hermanos de carne con quienes comparto más que solo nuestro primer gran amor de la vida.

Cuando la lucha se torna constante.
Y la oscuridad aplasta a la luz en un solo paso.
Son ellos guardianes del tiempo.
Soldados de fe ante la oportunidad ineludible de poder lograrlo. 

Comparto con ellos historias, llantos y gritos.
También los escudos, logros y fuerza.
Sé que nunca estaré solo. 
Para ellos siempre seré el más pequeño.

Son mis hermanos y yo seré para ellos la última retaguardia del sol.

Poesía.
Miguel Adame Vázquez.
13/02/2017.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se vale la critica que propone.
El comentario que nutre. muchas gracias.